El Athenaeum: La Comandante de las Centinelas

Buenas chicos y chicas! Esta semana salieron varios cortos sobre la historia del ultimo emperador de Pandaria, Shaohao. Si no vieron los cortos todavía, visiten la pagina principal de WoW o el Facebook de Las Aventuras de Perle, y allí los encontraran ;). Pasando a la historia de esta semana, les hablare sobre la “hija de Tyrande”.  Ustedes diran: “¡Tyrande no tiene ninguna hija!” “¡Aprende un poco de lore y no vengas a hablar boludeces!”… Pues están equivocados, porque Tyrande tiene una hija adoptiva :P. ¿Quieren saber quien es? ¿Quieren conocer su historia? ¡Ahora mismo les hablare sobre ella!

Shandris Plumaluna

Shandris es uno de las guerreras más leales al servicio de Tyrande Susurravientos. Es una valiente arquera y cazadora que estuvo al lado de Tyrande a través de los milenios de soledad que ella estuvo lejos de su amor, Malfurion. Shandris llegó a dirigir un grupo de Centinelas conocidos como las “Shadowleaves”. Ella es, quizás, la arquera más talentosa de Azeroth ya que estuvo perfeccionando sus habilidades durante diez mil años. En todo Azeroth, sus únicos rivales con el arco son Lady Vashj, Tyrande, y las hermanas Brisaveloz.

Shandris

Durante la Guerra de los Ancestros

Cuando era adolescente, Shandris vivía en el pueblo de Ara-Hinam cuando las fuerzas invasoras de la Legión Ardiente llegaron y destruyeron el asentamiento. Separada de su familia, ella huyó hacia el sur con el resto de supervivientes, perseguidos por los voraces demonios. Afortunadamente para los refugiados, las fuerzas de la Legión fueran interceptadas por las fuerzas de los Elfos de la Noche, al mando de Lord Kur’talos Cresta de Cuervo, que mataron al ejército demoníaco.

Los sobrevivientes de Ara-Hinam se unieron a la resistencia Kaldorei. Poco después, en el campamento de la resistencia, una solitaria y amargada Shandris, fue encontrada por Tyrande. La sacerdotisa se encariñó con la joven. Ella había perdido recientemente a sus padres, y no podía soportar la idea de que se quede sola entre los sobrevivientes, por lo que le dijo que la acompañara. Shandris pronto comenzó a idolatrar a Tyrande y la siguió allá adonde iba. Aprendió las artes de la magia divina y la curación de la Diosa Luna gracias a Tyrande. Shandris quería aprender sobre estas cosas, mas que nada para tomar parte en las batallas, pero Tyrande se lo prohibió. En secreto, Shandris seguía a las Hermanas de Elune a la batalla, mirando desde las sombras. Estas excursiones secretas fueron descubiertas por Tyrande, y la sacerdotisa le dijo a Shandris que no quería que volviese a ponerse en peligro. Shandris aceptó de mala gana. Sin embargo, justo antes de una de las batallas más importantes de la guerra, Shandris agarro su arco y corrió tras Tyrande siguiendo su trayecto.

Shandris_TCGEn lo más crudo de la batalla, la locura sacudió a Neltharion, quién sucumbió finalmente ante los susurros de los Dioses Antiguos, y comenzó a atacar impunemente a sus aliados, masacrándolos con el poder destructivo del Alma de Dragón. Korialstrasz, consiguió detenerle, y este, convertido ya en Alamuerte, huyó de la batalla, dejando a todos consternados, incluso a los Aspectos que, fuertemente conmocionados, abandonaron también la batalla.

Cuando partieron todos los dragones, los defensores dispersos pusieron bajo fuerte presión a los demonios, y en un estado de desesperación, consiguieron expulsarlos, aunque fuese temporalmente. En las caóticas batallas cerca del borde del bosque, Malfurion encuentra su amada Tyrande a merced de un enemigo que habia creído muerto: Lord Xavius. Durante un breve enfrentamiento, Xavius engañó a Malfurion, haciéndole creer que este le había vencido, y desplomándose en él suelo, Malfurion se apresuró a auxiliar a su amada. Fue en este instante cuando Malfurion, distraído, estuvo a punto de caer bajo el afilado filo del arma del demonio, sino hubiera sido por la intervención de Shandris, quien escondida entre el follaje, había hundido un flecha emplumada en el hombro derecho de Xavius, demostrando su talento natural con el arco.

Los sátiros de Xavius aparecieron y luchaban por abrir un portal a Zin-Azshari, pero los elfos de la noche alcanzaron su ubicación. Cayeron numerosos sátiros, ensartados por las flechas de Shandris, y Malfurion fue capaz de enfrentarse a Xavius sin obstáculos. Malfurion, utilizando todo su potencial, se centró en la madera de la flecha clavada en el hombro del demonio, concentrando todo su poder para conseguir germinar la vida en esa madera a costa del consumo de la vida del sátiro, quien completamente absorbido, cayó al suelo en una carcasa de piel y huesos.

Shandris 2Sin embargo, Malfurion no pudo rescatar a su amada Tyrande de los demonios que huyeron con ella. Sin poder controlar sus emociones, Malfurion invoco un divulio causado por la ira y el dolor que sentía al haber perdido a Tyrande. Shandris fue rescatada por Korialstrasz del diluvio, y Malfurion persiguió a los demonios para rescatar a Tyrande.

Shandris, sin que nadie le impidiera tomar parte en las batallas, se vistió con una armadura un poco demasiado grande para ella, y decidió unirse a las Hermandad de Elune. Así, como todas las Hermanas, ella se puso bajo las ordenes de Jarod Cantosombrío, el hermano de Maiev, que dirigía a la Resistencia Kaldorei en la batalla.

En la última, y más épica batalla, cuando los elfos de la noche, y las fuerzas combinadas de los habitantes de Kalimdor se reunieron contra el vasto ejército demoniaco de Archimonde, Shandris estaba en medio de la refriega. Junto con las hermanas, hizo caer docenas de demonios con sus letales flechas.

Durante el Gran Cataclismo, Shandris se dirigió con los otros elfos de la noche a las laderas del Monte Hyjal. A medida que el caos disminuía, Shandris se mantuvo junto a Jarod y Tyrande. Cuando todo se calmo Shandris establece una “relación romántica” con Jarod Cantosombrío.

Las Centinelas y la Larga Vigilia

Jarod se autoexilio y por lo tanto se alejo de Shandris. Sin su amor, Shandris se mantuvo como la mano derecha de Tyrande durante la larga vigilia, y llegó a dirigir un grupo de élite de centinelas llamadas “Shadowleaves”.

Shandris 3

La Tercera Guerra

Shandris dio cuenta de que unos “pieles verdes” se habían adentrado en Vallefresno. Cuando empezaron a asaltar los bosques, talando todos los arboles a su paso, Shandris y sus Centinelas atacaron. Durante estas batallas, las Centinelas estuvieron a punto de derrotar a las fuerzas de la Horda, pero el poder combinado de Grom Grito Infernal, y un vasto ejército de Orcos viles, influenciados por la sangre de Mannoroth, lograron matar al semidiós Cenarius. Horrorizada ante la muerte del Semidiós, Shandris y las Shadowleaves se fueron adentrando en Vallefresno para advertirle a la Suma Sacerdotisa, Tyrande, de que lo que la Horda había hecho. Tyrande supuso rápidamente que los invasores solo traerían problemas a su tierra encantada, y se decidió a expulsarlos de Vallefresno. Tyrande sintió una oscuridad que se avecinaba. Shandris creía que eran  los Orcos demoníacos que mataron a Cenarius, pero Tyrande aún no estaba segura. Shandris se adentro en lo mas profundo de las faldas de Hyjal mientras Tyrande se hacia cargo de los Humanos y Orcos.

El campamento de Shandris fue atacado por los no-muerto pero sus centinelas lograron defender la base. Cuando Tyrande llego con los sobrevivientes del ataque demoníaco ocurrido en Vallefresno, supo que había llegado el momento de despertar a los druidas. Shandris se quedó para defender Hyjal y el Árbol del Mundo, Nordrassil, mientras Tyrande se dirigió a despertar a Malfurion y a los druidas. Shandris valientemente defendió Hyjal de los demonios y no-muertos, hasta que vio una fuerza demoníaca acumularse masivamente en la base de la montaña. En ese momento, Tyrande y Malfurion llegaron con sus nuevos aliados, los humanos de Lordaeron y la Horda de Thrall. Juntos formaron un plan para engañar a Archimonde y destruirlo de una vez por todas.

Shandris WarIII

Jaina defendió la base humana, mientras Thrall se hizo cargo del campamento orco. Shandris permaneció junto a Tyrande, constantemente en el frente de batalla. Mientras los ejércitos mortales hacían lo posible para defender sus respectivas bases, Shandris, Tyrande, y las Centinelas ayudaron a sus aliados. Por fin, cuando la legión destruyo las fortificaciones de Jaina y Thrall, Shandris y Tyrande, junto con el resto de los elfos de la noche, se retiraron a la cima de la montaña. Shandris luchó ferozmente en la última batalla. Los Elfos de la Noche, los ancianos, fúrbolgs, e incluso los Trols oscuros estaban combinando sus fuerzas contra el poder de los miles de demonios que vinieron contra ellos.

Cuando Archimonde finalmente vino, Malfurion rápidamente lanzó un hechizo que teletransporto a todos los elfos de la noche y los Ancentros a la seguridad de los bosques. Archimonde, demasiado confiado de su supuesta victoria, se acercó a Nordrassil y se preparo para consumir las energías de este. En ese momento, Malfurion activó su trampa. Miles de fuegos fatuos irrumpieron en Nordrassil y detonaron junto a el destruyendo finalmente a Archimonde.

Shandris, Tyrande y Malfurion ayudaron en la reconstrucción de los asentamientos de los Elfos de la Noche. Shandris Permaneció en Kalimdor cuando Tyrande y Malfurion persiguieron a Illidan desde las Islas Abruptas, a través de las Tierras de la Pestes, y en las ruinas de Dalaran.

World of Warcraft

Shandris fue ascendida a Comandante de las Centinelas, y residió en el Bastión Plumaluna (nombrado asi en honor a ella) situado en las Islas Sardor de Feralas. shandris_feathermoon___sketch_by_tamplierpainter-d515gen

En la novela “Stormrage”

Shandris le dijo a Broll que lo acompañaría en su búsqueda, pero Tyrande le dijo que la acompañaría ella misma. Shandris fue dejada a cargo de Darnassus por un breve periodo de tiempo, mientras Tyrande buscaba a Malfurion en el Sueño Esmeralda. Shandris dio a Tyrande su hipogrifo Jai’alator. También se reveló que Shandris cuenta con una red de espías a su disposición, manteniéndola (y por extensión, a Tyrande) informada de los acontecimientos de todo Azeroth. Hamuul y Naralex trataron de encontrarla para hablarle de lo que habían descubierto sobre la Pesadilla Esmeralda, aunque todos ellos fueron silenciados por los guerreros sombríos y traidores de Fandral. Finalmente, fueron rescatados por Malfurion. Shandris quedó en Darnassus organizando a sus habitantes, mientras que Malfurion y sus druidas trataban de sanar Teldrassil y combatían en el Sueño Esmeralda.

Después de la crisis provocada por el Señor de la Pesadilla, Shandris actuó como testigo de la boda tan esperada de Malfurion y Tyrande. Más tarde se reveló que Shandris se las arregló para conseguir una alor’el  u “Hoja de los enamorados”. Según decía una leyenda ancestral, la alor’el sólo florecería para una pareja que compartiese amor perfecto.

Semillas de Fe

Después de ocurrido el Cataclismo provacado por Alamuerte, Shandris lideró la defensa del Bastión Plumaluna durante una invasión de los Naga. Aunque los Elfos de la Noche lucharon con valentía, las fortificaciones de la fortaleza finalmente se derrumbaron ante la fuerza combinada de los Nagas y los desastres naturales que asolaban la Isla Sandor . Shandris ordenó a los supervivientes retirarse a la parte continental de Feralas, mientras que sólo ella se quedaba para contener a los Nagas y así darle a los sobrevivientes más tiempo para escapar. Uno de los Naga ofreció perdonarle la vida a cambio de la cabeza de su lider, Tyrande. Shandris respondió matando al “negociador” Naga y diciéndole a los demás:”Llevenle eso a su señora”. Shandris atacó con su glaive, despachando fácilmente a los primeros dos mirmidones, pero un tridente la alcanzó en el brazo y su glaive salió despedida fuera de su alcance. Otra hoja se hundió en su costado, arrancándole el aliento mientras trastabillaba hacia atrás. Los Naga se encontraban en todos lados, atacando con gran ferocidad. Sólo le quedaba una línea de defensa.

El favor de Elune

Shandris pidió ayuda a Elune, usando las últimas reservas de su fuerza en la oración. Sin embargo, ésta titiló y se apagó en su interior como una vela consumida casi por completo.

Cuando Tyrande y Malfurion llegaron al Bastion Plumaluna para buscar sobrevivientes, y a Shandris (que Tyrande sentía que estaba en peligro) lucharon contra los Nagas que habían invadido la Isla, y lograron derrortarlos gracias a los poderes combinados de la naturaleza y Elune. Tyrande se apresuró a llegar a la torre principal. La entrada estaba bloqueada por escombros, como si hubiera sido sellada desde el interior. Pese a esto, logró abrirse paso con unos cuantos golpes salvajes de su glaive.

En el interior de la habitación, Shandris Plumaluna yacía sobre un charco de sangre que brillaba sobre las tablas. Un sollozo se formó en la garganta de Tyrande mientras corría hasta llegar al lado de la elfa herida. Se arrodilló y comenzó a orar, apenas capaz de formar palabras por el dolor que sentía. — “Elune, concédeme esto sin ninguna otra cosa. Sálvala por favor… es mi hija. Cree que la salvé, pero es ella quien me ha salvado… una y otra vez. Mi vida estaría vacía si ella no está.” —Las lágrimas surcaron sus mejillas, brillando como senderos de estrellas.

Malfurion llegó poco después, pero Tyrande estaba demasiado distraída y no notó su presencia hasta que éste apretó su mano. El simple gesto le ayudó a recuperar su determinación y, además, pudo sentir como el poder de Malfurion se sumaba al suyo mientras intentaban sanar a Shandris.

Malfurion y TyrandeLa miraron por un momento, conteniendo la respiración. Luego, las pestañas de Shandris se agitaron y abrió los ojos somnolienta. Giró la cabeza hacia un lado, intentando ver a quién pertenecían las siluetas que la rodeaban; eran personas que conocía. —¿Min’da? (¿Mama?) ¿An’da? (¿Papa?) —Preguntó adormilada, su rostro denotaba confusión.

Tyrande carecía de palabras. Sus lágrimas cayeron al suelo, oscureciendo aún más la madera manchada. Ella colocó su mano sobre el hombro de Shandris y respiró profundo. —Shandris, tus padres aún descansan con Elune, pero tú no, gracias a la ayuda de Malfurion.

Shandris fue salvada y llevada a Darnassus para que se recuperase del todo de sus heridas. Cuando regreso a Darnassus, Shandris vio que La enorme planta alor’el, su regalo de bodas para la feliz pareja, había crecido exponencialmente desde la última vez que la vio y uno de sus zarcillos pendía de la orilla del estante. Con un grito de júbilo notó que estaba cubierta de retoños a punto de florecer.

Cataclismo

Después de la destrucción del antiguo Bastion de Plumaluna , causada por la invasión Naga y por las inundaciones masivas durante el Cataclismo en Feralas, Shandris construyó una nueva fortaleza en la Costa Olvidada.

shandris-feathermoon

Corazón de Lobo

Shandris y Tyrande ayudaron a organizar la cumbre de la Alianza. Shandris se sorprendió al escuchar que Jarod Cantosombrío había vuelto a Darnassus después de su largo exilio auto impuesto. Ella lo buscó y tuvo una emotiva reunión con él. Ella reveló que llegó a tener sentimientos por él. Jarod se disculpó con Shandris de su desaparición repentina e inexplicable, y explicó que aunque se sentía halagado por sus afectos, sus elecciones impidieron una relación romántica; Shandris había estado entrenando para asumir un papel más activo en la la sociedad elfa, mientras Jarod quería vivir su vida en reclusión. Tanto Shandris y Jarod decidieron tener una relación platónica, después de lo cual Shandris dio sus condolencias.

Más tarde un mensajero de Vallefresno fue encontrado y llevado a Darnassus, donde le dice a Tyrande que la Horda estaba invadiendo Vallefresno. Tanto Shandris y Tyrande reunieron un ejército y partieron para obligar a la Horda a macharse. Por desgracia, una serie de asesinatos se había producido en Darnassus y Shandris no tuvo tiempo suficiente para investigarlos ya que tenía que ir a Vallefresno. Aunque la batalla parecía perdida, la llegada repentina de Varian Wrynn, Genn Cringrin y los Huargen cambió el curso, y la Alianza fue capaz de salir victoriosa.

Centinela

Después de la batalla, Shandris organizó una nueva defensa en Vallefresno para mantenerla vigilada y volvió a Darnassus con Tyrande.  Los asesinatos allí se resolvieron gracias a Jarod y Malfurion Stormrage, resultó que la asesina de los Altonatos era Maiev Cantosombrío . Se dice que había recibido la orden de ayudar a Jarod con la formación de un nuevo grupo de Vigilantes.

Tides of War

Cuando Jaina Valiente pidió ayuda para defender Theramore contra un ataque abrumador de la Horda, Shandris llegó con un grupo de Centinelas. Lucharon con valentía, y lograron conducir a la Horda fuera de la ciudad. Sin embargo, después de la batalla, se les informó de que el elfo de sangre Thalen Songweaver , un traidor  del Kirin Tor que había ayudado a la Horda, había sido rescatado durante el ataque. Shandris llevó a sus Centinelas al norte de Marjal Revolcafango para buscarlo, por lo que no estaba presente cuando Garrosh Grito Infernal destruyo Theramore con la bomba de maná.

Actualmente Shandris sigue liderando a las Centinelas, y sigue siendo la mano derecha de Tyrande. Esperemos que este personaje que no ha tenido mucha participación en WoW, lo tenga en un futuro.

Shandris en Auberdine


4 respuestas a “El Athenaeum: La Comandante de las Centinelas

  1. Pues ya había leído algo de la historia de Shandris Plumaluna. Cuando estaba leveleando a mi cazador tuve la agradable sorpresa de encontrarla en Feralas. Debo agradecerte, oh! Gran Eremita Buscapaz, que hayas echado más luz sobre esta parte del lore. Muchas Gracias. Por otro lado me gustaría saber como puedo adquirir los libros que mencionaste traducidos al español. S´lo consigo los que estan en inglés, y aunque se bastante de este lenguaje, se hace tedioso en suma.

    Me gusta

    1. La verdad… Esta bien difícil para los latinoamericanos conseguir las novelas de WoW traducidas al español.

      Una de las maneras es pedir un envio a la editorial Panini de España para que te traigan las novelas que deseas. El problema es la suma de dinero, el tiempo que tardan en llegar, y creo que a algunos países no te los pueden por enviar por las políticas, leyes, etc, etc.

      Otra manera de conseguir las novelas es yendo a varias librerías de tu pais… Soy muy escasas las que tienen novelas de WoW. De hecho, yo no conseguí ninguna novela, salvo “La Noche del Dragón” que la conseguí en la feria del libro (un lugar/evento especial de Argentina).

      Espero que mi respuesta te ayude en algo 🙂
      Saludos!

      Me gusta

  2. Felicidades! Excelente narrador y bellos gustos con las imágenes n_n Disfruto mucho este tipo de lecturas 😀

    Lamentablemente dicha editorial no realiza envíos a México por las razones que mencionaste T_T

    Nunca dejes de escribir! 😀

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s