El Athenaeum: El Rey Exanime (parte II)

Buenas chicos y chicas! He tenido dos semanas cargadas de muchas cosas. Una de ellas fue el tema de los cumpleaños. Al parecer todos mis conocidos cumplen en Enero (incluyo yo cumplo años el 14 de enero… Sigo esperando sus regalos en mi correo… xD). He estado viendo muchas cosas que me gustaría hacer este año cuando terminen las épocas de vacaciones (Debo ser el único que quiere que terminen las vacaciones 😛 ) y que las hare si o si.

En lo que respecta a WoW, solo me he conectado para hablar con la gente. No he estado jugando. A pesar de mi “inactividad” en el juego, han pasado ciertas cosas, como un cambio de Hermandad y pasar a formar parte de los oficiales de esta “nueva” Hermandad, compuesta por amigos a los que aprecio mucho ^^. Espero que podamos alcanzar todas las metas que nos propusimos!

Pasando a los que les debe importar: Hace 2 semanas nos quedamos hablando sobre el Rey Exánime. Vimos como fue creado, como creo La Plaga (tanto el veneno, como la devastadora fuerza militar), como asolo Lordaeron, y como Kil’jaeden planeo destruir a su propia creación. Hoy continuaremos con la segunda parte de la historia. Disfruten! 😀

El Rey Exánime triunfante

Arthas triunfante

Arthas, con la ayuda de Anub’arak, se abrió camino a través de los ejércitos del Príncipe Kael’thas que se enfrentó a él con la espada élfica Felo’melorn que perteneció a su padre, Dath’Remar Caminante del Sol. El duelo de espadas rúnicas se resolvió del lado de Agonía de Escarcha, ya que Kael’thas se vio obligado a huir y dejó a Arthas el camino libre para activar los cuatro obeliscos que rodeaban el glaciar y que abrían las puertas hacia el Trono Helado.

Sin embargo, Illidan estaba esperándolo para poner en práctica sus nuevas habilidades demoníacas recién adquiridas. Su gran poder casi le permitió vencer al príncipe de Lordaeron pero cuando iba a darle el golpe de gracia, bajó la defensa lo que le permitió a Arthas herirle grávemente en el pecho. Debido a la gravedad de su herida y a la premura con la que su tarea debía ser completada, Arthas abrió las puertas del glaciar y dejó a Illidan “morir” (y pongo “morir” entre comillas porque sabemos que Illidan no murió allí) solo.

Cuando entró en el tempano hueco, Arthas ascendió al pináculo de hielo en cuyo final se encontraba su destino. Las voces de aquellos que su locura les había hecho traicionar, Uther y Muradin resonaron en su cabeza persuadiéndolo para no continuar camino de la cima. Cuando el sendero acabó, el Rey Exánime prisionero y Arthas se encontraron frente a frente. La voz de Medivh fue la última que intentó detener a Arthas antes de que Ner’zhul hablara ((Nota: en la cinemática en español estos susurros fueron sustituidos por frases sin sentido que nada tenían que ver con la escena)

Inactividad y su despertar

En la novela de Christie Golden, Arthas: La ascensión del Rey Exánime, se explica como tras la fusión de Ner’zhul con Arthas, el Rey Exánime permaneció inactivo varios años mientras sus secuaces construían una ciudadela alrededor del Trono Helado. Mientras estaba en trance, Arthas desterró de su personalidad a Matthias Lehner, un niño que representaba el último remanso de humanidad que quedaba en él, creyendo que todo lo que en su día lo hizo mortal podría volverlo débil. Y destruyó a Ner’zhul, suprimiendo el espíritu del chamán y convirtiéndose en la única personalidad del Rey Exánime.

Un día, el Rey Exánime despierta, más poderoso que nunca y con un corazón más frío. Tras comprobar los avances que se han producido durante su ausencia se dirige a Sindragosa’s Fall donde yace Sindragosa, la primera consorte de Malygos. Tras encontrar su cuerpo, Arthas lo levanta bajo la forma de una vermis de escarcha, y la anexiona a su vasto ejército de no-muertos que se agolpa a los pies del glaciar, esperando el momento de entrar en acción.

La caída del Enclave Escarlata

Lich King

No contento con plantar un cebo para atraer a los campeones de Azeroth, el Rey Exánime decidió que ya era hora de acabar con la presencia de la cruzada contra La Plaga en las Tierras de la Peste. Tan pronto como esto ocurriera, empezaría un nuevo orden de caballeros de la muerte. Liderados por Darion Mograine, sus tropas tuvieron un gran éxito al destruir la Cruzada Escarlata de Lordaeron. Los supervivientes escaparon rumbo a Rasganorte donde fundaron el Embate Escarlata. Sin embargo y a pesar de la victoria, el Rey Exánime sintió la presencia de un viejo enemigo que hacía tiempo que creyó destruido. Demasiado poderoso como para ignorarlo.

Batalla en la Capilla de la Esperanza de la Luz

Reforzados por la destrucción de la Cruzada Escarlata, La Plaga se preparó para el asalto a la Capilla de la Esperanza de la Luz con la intención de destruir al Alba Argenta. A pesar de todas las dificultades, el Alba Argenta consiguió derrotar al ejército de zombis gracias a la llegada de Tirion. En ese momento el Rey Exánime hizo aparición revelando que fue él quien planeó la caída de Alexandros Mograine, el portador original de la Crematoria.

Su hijo Darion volvió en sí y se dio cuenta de que el verdadero responsable de la muerte de su padre era a quien ahora servía con lealtad. Tras un intento de cargar contra el Rey Exánime, fue repelido y noqueado. Tirion, sorprendido por el giro que acababan de dar los acontecimientos, reveló a Darion que los planes del Rey Exánime habían sido desde el principio hacerlo salir de su escondite para atraerlo hacia aquí y acabar con él. El papel de los caballeros de la muerte se reducía a meros instrumentos para cumplir sus planes y poco importaban el honor y la gloria cuando el rol que tenían era el de cebo para la carnaza. Lord Maxwell Tyrosus llamó entonces a los pocos defensores de la luz que quedaban para cargar en un último intento pero fueron repelidos y aturdidos de la misma manera que Darion.

the-lich-king-world-of-warcraft-963311

La victoria del Rey Exánime parecía inevitable, mientras realizaba el hechizo con el que pensaba acabar con Tirion, Darion recuperó la consciencia y le lanzó la Crematoria Corrupta justo en el momento en que la energía se disponía a golpear su objetivo. El choque entre la espada y el hechizo del Rey Exánime provocó la purificación de la Crematoria que volvió a su estado original y Tirion fue imbuido con el gran poder que albergaba. Temeroso de que esto pudiera darle alguna oportunidad a su enemigo, el Rey Exánime decidió desaparecer, no sin antes prometerle a Tirion que la próxima vez que se encontraran no sería sobre suelo sagrado.

Ese día, dos de los mayores enemigos del Rey Exánime unieron sus fuerzas para luchar contra él. Tirion Fordring fundó la Cruzada Argenta y Darion Mograine que puso a disposición de la Alianza y de la Horda a sus Caballeros de la Espada de Ébano.

Las puertas de Angrathar

Ya en el continente helado, miembros de la Horda y la Alianza lucharon en el asedio a Angrathar, la Puerta de Colera, una de las entradas a Corona de Hielo, el lugar donde se encuentra el Glaciar donde el Rey Exánime tiene su guarida. Enfrente de la Puerta de Cólera, ambas facciones formaron una alianza temporal y se centraron en atacar a La Plaga con la ayuda aérea de los dragones del Reposo del Dragón. Los ejércitos, liderados por Bolvar Fordragón y Colmillosaurio el Joven, consiguieron que el propio Rey Exánime saliera a luchar en lugar de mandar a sus esbirros.

fanart-1257-full

Nada más comenzar el enfrentamiento, Arthas se deshizo con pasmosa facilidad de Colmillosaurio y justo antes de encararse con Bolvar, un ataque proveniente de las colinas liderado por el Gran boticario Putress, líder de la Sociedad Real de Boticarios y creador de la Nueva Plaga, los sorprendió provocando la retirada del Rey Exánime. Esta intervención de Putress supuso una traición a la Horda ya que el ataque iba encaminado a La Plaga y a los vivos. Los barriles del veneno ideado por los boticarios acabaron indiscriminadamente con la mayor parte de los ejércitos que estaban atacando Angrathar y crearon un clima de tensión entre los líderes de ambas facciones que se acusaron mutuamente de provocarlo. Tras siete años del pacto de no agresión, este conflicto interno acabó en la Batalla por Entranas.

Ciudadela Corona de Hielo

Tras un discurso al que siguió la apertura de la cámara privada del Rey Exánime, Lady Jaina liderando a los aventureros de la Alianza, y Sylvanas haciendo lo propio con los de la Horda, penetraron en el interior de las Salas Gélidas. Mientras que Jaina esperaba encontrar algo del Arthas que conoció antes de transformarse en el Rey Exánime, Sylvanas planeaba aplastar sus defensas y mientras Arthas estaba ocupado con los miembros del Veredicto Cinéreo, llegar a él y reclamar su venganza.

the_lich_king___wallpaper_by_ddddd210-d5x70nz

Una vez dentro de la estructura, descubrieron que el Rey Exánime había dejado a Agonía de Escarcha en el interior de las Salas de la Reflexión. Tanto Jaina como Sylvanas intentaron comunicarse con los espíritus de la espada para tratar de encontrar alguna debilidad de su portador. El espíritu de Lord Uther apareció para advertirles que el Rey Exánime podía ver todo aquello que la Agonía de Escarcha ve. Uther les advirtió también que Arthas no es sino un recoveco dentro de la mente del Rey Exánime que debe ser destruido eliminando a su portador en el mismo sitio en el que tomó posesión de su destino: en lo más alto del Trono Helado. Finalmente desveló un dato importante: cuando el Rey Exánime sea derrotado, alguien debe tomar su lugar. De lo contrario, La Plaga sin la presencia de un líder destruiría Azeroth.

Es entonces cuando el Arthas se presentó en la sala haciendo desaparecer la imagen de Uther de vuelta a Agonía de Escarcha. Tras llamar a sus leales capitanes Falric & Marwyn para que se encargaran de los visitantes, abandonó la cámara seguido de Sylvanas y Jaina. Una vez que los aventureros derrotaron a sus dos esbirros, sus respectivos líderes incapaces de herir al Rey Exánime dieron la orden de retirada, escapando a bordo de sus respectivas naves voladoras: el Rompecielos y el Martillo de Orgrimm.

480px-WotLKArthasPose

A Rey muerto, Rey puesto

Los campeones del Torneo Argenta, liderados por Tirion, irrumpieron en la ciudadela de hielo y derrotaron a sus más poderosos sirvientes. En lo alto del pináculo, el Rey Exánime había atrapado a Tirion en un bloque de hielo, obligándolo a ver como sus campeones luchaban contra sus esbirros. Arthas le confesó que su intención había sido esta desde el principio, atraer a los más grandes campeones de Azeroth para matarlos y levantarlos a su servicio para que lideren su ejército como maestros de La Plaga. Todos los obstáculos anteriores habían sido solo una prueba. Ahora, los campeones que luchaban eran “los luchadores más grandes que el mundo nunca haya conocido”, por lo que con un gesto de satisfacción, El Rey Exánime invocó un conjuro que los mató a todos. Cuando empezó el ritual para levantar a los muertos en combate, Tirion invocó el poder de la Luz y consiguió liberarse de su prisión, destrozando a Agonía de Escarcha con su propia espada, la Crematoria.

Los espíritus que estaban atrapados en el interior de la hoja rúnica, incluidos los del Rey Terenas Menethil, atacaron a su antiguo carcelero, suspendiéndolo en el aire durante un instante y resucitando a los campeones de Tirion, dejándolos listos para enfrentarse y derrotar al Rey Exánime. Tras una cruenta batalla, Arthas cayó y el espíritu de su padre, el Rey Terenas, lo acogió en sus manos hasta verle dar el último suspiro. Tras esto se dirigió a Tirion al que le recordó las palabras de Uther en las Salas de la Reflexión: debe haber siempre un Rey Exánime para controlar a La Plaga o de lo contrario, Azeroth caería bajo la locura de su ejército de espectros.

Tirion asió el casco del Rey Exánime con la intención de coronarse como nuevo señor de La Plaga cuando la voz de Bolvar Fordragón lo detuvo. El paladín se encontraba en un estado lamentable, sentado sobre el Trono Helado, su cuerpo había sufrido la quemadura de los dragones y la tortura de Arthas. Bolvar reconoció que ya no pertenecía al mundo de los vivos y que como acto final de servicio, se convertiría en el carcelero de los malditos, manteniendo a raya a La Plaga con el control mental que otorga el cargo de Rey Exánime. Tirion colocó la corona sobre la cabeza de Bolvar y el hielo del Trono Helado comenzó a recomponerse, atrapando en su interior el cuerpo del paladín mientras se iba transformando en un nuevo ente. Una vez acabada su conversión, advirtió a Tirion que se marchara para nunca regresar, mientras le recordaba que dijera a todos que tanto él Rey Exánime, como Bolvar, habían muerto…

El Rey Exánime: ¿Una amenaza Latente?

Puedo responderles esta pregunta de este modo: Si y no… Me explicare; Todos sabemos que las intenciones de Bolvar son buenas, pero lo que no sabemos es si algún agente de la Legion pueda reclamar el poder del Rey Exánime nuevamente… Después de todo, este ente fue creación de Kil’jaeden, y quizás el señor demonio quiera reclamar de nuevo a su “títere”. Otro dato interesante es que Ner’zhul, quizás pueda seguir manteniendo una presencia en el casco del Rey Exánime. Arthas desterró a Ner’zhul, es cierto, ¿pero Bolvar tiene que luchar también contra el? Y si fuera asi, ¿Bolvar le ganaría a Ner’zhul?

Otra cosa que podría pasar es que Bolvar se corrompiese o perdiese su alma de cierta manera, ya que no sabemos exactamente como le afecta a alguien ponerse el casco del Rey Exánime.

A pesar de todo esto, la Plaga ha ido perdiendo su poder gracias a la Cruzada Argenta en las Tierras de la Peste, y no creo que representen un gran peligro. El Rey Exánime, en caso de que se volviese malo, ¿encontraría alguna forma de recomponer su ejercito?

world_of_warcraft_lich_king_mmo_desktop_1474x815_hd-wallpaper-767527

No se que pasara a futuro, pero si se que este es el final del articulo! Dejare que saquen sus propias conclusiones ustedes :3. Nos vemos la próxima! 😀


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s