El Athenaeum: El Aspecto de la Muerte (parte I)

¡Buenas chicos y chicas! He vuelto… Al fin he vuelto… He pasado por muchísimas cosas este ultimo tiempo que no me permitieron poder escribir esta sección semanalmente. ¿Por que? Personalmente, cuando escribo trato de hacerlo con la mejor onda del mundo. Este ultimo tiempo ha sido difícil, muy difícil para mi… Y eso ha afectado mi estado de animo de una manera no muy buena. Sin embargo, lo único que yo puedo hacer es, remar todas estas situaciones y mantener mi buen…  No puedo vivir de mal humor, ¿no? La vida hay que disfrutarla! :3

Con mi regreso, he traído la historia de un personaje que a causado un enorme impacto en los hechos históricos de Azeroth, y incluso en Draenor. Este personaje comenzó siendo bueno… Un ser noble y con buenas intenciones. Pero fue corrompido y acabo convirtiéndose en una pesadilla para toda la vida de Azeroth. Hoy, en esta primera parte, hablaremos de: Alamuerte, el Destructor

Alamuerte, el Destructor

Hace miles de años, Neltharion fue elegido por el titán Khaz’goroth como el guardian de la tierra y las profundidades de Azeroth. Sin embargo, manipulado por los Dioses Antiguos, que capturaron una parte de su alma en un artefacto conocido como el Alma del Demonio se volvió contra los demás dragones aspectos durante la Guerra de los Ancestros. Su nombre es pronunciado con gran miedo entre los humanos e incluso entre los propios dragones.

Locura de Alamuerte

La Encomienda de los Vuelos

Luego de que los Titanes lograran derrotar a los Dioses Antiguos y los encarcelaran en sus prisiones subterráneas, se dispusieron a darle forma al mundo de Azeroth para que sea un paraíso lleno de vida. En ese mundo dieron forma a un solo continente conocido Kalimdor, “Tierra de eterna luz de las estrellas”.

Satisfechos de que el pequeño mundo hubiera sido ordenado y su trabajo completado, los Titanes se prepararon para marcharse de Azeroth. Sin embargo, antes de marcharse, encomendaron a las mayores especies del mundo, la tarea de vigilar Kalimdor por si cualquier fuerza amenazaba su tranquilidad perfecta. En esa época había muchos vuelos, pero ya había cinco que dominaban a los demás. Fue a estos cinco a los que los titanes encargaron la tarea de ser los pastores del floreciente mundo. Los miembros superiores del Panteón imbuyeron con una porción de su poder a cada uno de los líderes de los vuelos. Estos majestuosos dragones se llegarían a conocer como los Grandes Aspectos o los Aspectos Dragones.

Aman’Thul, el Alto Padre del Panteón, entregó una porción de su poder cósmico al enorme dragón de bronce, Nozdormu, lo hizo para que protegiera el propio tiempo y vigilase el siempre cambiante curso del futuro y el destino. Y así, El estoico y honorable Nozdormu empezó a ser conocido como el Atemporal.

Eonar, la Titán patrona de toda clase de vida, le dio una porción de su poder a Alexstrasza la Dragona Roja. A partir de entonces, sería conocida como la Protectora y se dedicaría a salvaguardar a todas las criaturas vivas del mundo. Debido a su sabiduría suprema e ilimitada compasión por todas las cosas vivas, Alexstrasza fue coronada la Reina de los Dragones y obtuvo el mando sobre su raza.

Eonar también bendijo a la hermana menor de Alexstrasza, la ágil dragona verde Ysera, con una porción de influencia natural. Ysera cayó en un trance eterno, vinculada al recién nacido Sueño de la Creación. Conocida como la Soñadora, vigilaría la creciente espesura del mundo desde su frondoso reino, el Sueño Esmeralda. Neltharion-Ysera-Nozdormu-Alexstrasza-Malygos-Fan-Art-by-k-e-i-s-i-n-g-e-r

Norgannon, el guardián del saber titán y maestro de la magia, le concedió al dragón azul Malygos una parte de su enorme poder. Desde entonces, se lo conocería como el Tejechizos, el guardián de la magia y de los secretos arcanos ocultos.

Khaz’goroth, el titán que daba forma y forjaba el mundo, le otorgó parte de su amplio poder al poderoso dragon negro Neltharion. Neltharion, conocido a partir de entonces como el Guardián de la Tierra, se le dio dominio sobre la tierra y los lugares profundos del mundo. Representaba la fuerza del mundo y era el mayor protector de Alexstrasza.

Habiendo recibido tal poder, a los Cinco Aspectos se les encomendó la misión de defender al mundo en la ausencia de los titanes. Con los dragones preparados para salvaguardar su creación, los titanes dejaron Azeroth para siempre.

Luego de la partida de los Titanes

En tiempos de paz, su sabiduría y poder le valieron el apodo de Neltharion, el Guardián de la Tierra. Sin embargo fue en este remoto pasado cuando la locura destruyó su mente cambiando su personalidad para siempre. Aunque no se conocen todos los detalles, se sabe que el detonante final fue un objeto de gran poder conocido como el “Alma del Dragón”, más tarde conocido como “Alma del Demonio”.

Las voces que emanaban de él, provinientes de los Dioses Antiguos, lo convencieron de que les prestara obediencia con la promesa de un poder más allá de su imaginación. Las voces penetraron profundamente tanto su mente como en la de sus dragones negros. Cuando sucumbió, Neltharion dejó literalmente de existir, cambió su nombre por el de Alamuerte y bajo mano de hierro, se convirtió en un tirano con unos propósitos maquiavélicos. Su maldad le hizo ser temido por aquellas criaturas que una vez lo amaron, y su destino pasó a ser el conseguir causar el mayor sufrimiento posible a aquellos que le rodearan.

Alamuerte

La Guerra de los Ancestros

Neltharion tenia el control de la tierra y de sus profundidades, incluyendo la lava. Su aliento de fuego y magma se convirtió rápidamente en las señas de identidad de su escuadrón de dragones negros. Debido a esto, es capaz de vivir en lugares con temperaturas muy elevadas como volcanes. Su idea del mundo estaba pintado de un paraje similar, una gran estepa volcánica donde solo él y sus dragones negros existieran y donde el resto de los Vuelos de dragones hubieran desaparecido con la excepción de las dragonas Ysera y Alexstrasza, a las que Neltharion tenía reservado el papel de esclavas para poder aparearse.

Los Dioses Antiguos convencieron a Neltharion para crear el Alma de Dragón. Con la ayuda de los goblin, forjó un disco dorado hecho con su propia sangre en los calderos y yunques de las profundidades de la tierra.

Imbuido con la magia de Neltharion, el disco fue protegido mágicamente para que los demás Dragones Aspecto no pudieran escrutar lo que había en su interior (Un mal relacionado con los Dioses Antiguos de naturaleza desconocida).

Durante la Guerra de los Ancestros, Neltharion capturó a un demonio de la Legión Ardiente al que le colocó el medallón en la frente. El demonio se consumió dejando solamente su calavera sobre un montículo de cenizas. Tras retirar el disco de sus restos, Neltharion regresó de vuelta a la guarida de los demás Aspectos, donde persuadió a Malygos para que le ayudara a convencer al resto de dragones en una empresa. Con la amenaza que sufría Azeroth por la invasión de la Legión Ardiente, no fue difícil convencer al resto de los Aspectos para que transmitieran una parte de sus poderes al disco con el propósito de crear un arma de gran poder que les permitiera destruirlos definitivamente.

800px-Dragon_Soul

Una vez hecho esto, Neltharion junto a los demás Aspectos y sus respectivos ejércitos de dragones voladores, pusieron rumbo a Zin-Azshari, la capital por entonces de los elfos de la noche donde se encontraba el Pozo de la Eternidad y donde se libraba una gran batalla contra los demonios en la bahía de lo que hoy es Azshara. Viendo el cielo lleno de dragones dispuestos a ayudarlos, los elfos de la noche pensaron que la victoria estaba más cerca que nunca. Sin embargo, tanto ellos como los demás Aspectos contemplaron horrorizados cómo Neltharion usaba el Alma de Dragón para canalizar un ataque sobre la zona que destruyó a la mayoría de demonios pero también que mató a centenares de aliados elfos.

Finalmente, Neltharion puso las cartas sobre la mesa y, una vez que había mostrado tanto a demonios como a las razas de Azeroth el gran poder que poseía gracias al medallón, reveló a todos su traición. Los demás Aspectos lo atacaron entonces en un intento de arrebatarle el Alma de Dragón y tratar de razonar con él los motivos que habían sido la causa de sus acciones.

Los dragones azules de Malygos lo rodearon, pero bastó un movimiento del medallón de poder para que casi todos perecieran. El siguiente paso fue paralizar a todos los dragones, incluidos sus Aspectos, en pleno vuelo, imposibilitándolos para moverse o hablar. Sólo a Alexstrasza se le permitió tal lujo.

La progresiva corrupción del corazón de Neltharion hizo mella en su cuerpo, que se transformó desde la apariencia angelical y majestuosa con la que gozaba inicialmente, a un aspecto más demoniaco similar al que adoptó Sargeras cuando la corrupción de los demonios le alcanzó. Su cuerpo se quebró dejando al descubierto las entrañas de su corazón. Una gran explosión de magma y fuego salió de su pecho y sus ojos se tornaron rojos llameantes demostrando la magnitud de su poder y lo profundo de su maldad. Fue el nacimiento de Alamuerte el Destructor, y el bautizo de su fuente de poder, el Alma de Dragón pasó a llamarse la Alma del Demonio.

world-of-warcraft-cataclysm-deathwing

El Alzamiento del Destructor

Alamuerte lanzó una ofensiva sobre el resto de Dragones Aspectos y contra sus respectivos ejércitos de dragones, matando a la mayoría y haciendo huir al resto. Los Aspectos levantaron una defensa sobre sí mismos para ocultarse incluso de ellos mismos.

La traición de Neltharion había supuesto un duro golpe para los Aspectos, y su temor a correr la misma suerte que los dragones azules, hizo que se recluyeran afectados por un gran temor a ser vistos. Alamuerte volvió a su guarida entre las montañas para reponerse, la proximidad del Alma del Demonio estaba afectando a su cuerpo que se quebraba y agrietaba. Los goblin forjaron entonces una armadura de adamantium con la intención de usarla para protegerle, maneteniéndolo bajo una constante supervisión a partir de ahora. Aunque en un principio, el adamantium era único material resistente a sus poderes.

La verdadera intención de los Dioses Antiguos cuando ordenaron a Alamuerte crear el Alma del Demonio, fue la de que Sargeras tuviera constancia del gran poder que encerraba, sabiendo que el titán oscuro querría poseerla para abrir un portal que le permitiera entrar en Azeroth. Los Dioses sabían que el gran poder del artefacto ampliaría las dimensiones del portal permitiéndoles escapar de la prisión que los mantenía retenidos en las profundidades del planeta.

Dioses antiguos

Sin embargo Malfurion, a través del Sueño Esmeralda, logró encontrar la ubicación exacta de la guarida de Alamuerte y robó el Alma del Demonio. Cuando lo usó para abrir un camino entre las montañas, pudo escuchar de su interior las voces de los Dioses Antiguos persuadiéndolo para obtener el poder que encerraba el artefacto. A pesar de haber saboreado las posibilidades que ofrecía, abandonó rápidamente los pensamientos que empezaron a rondarle la cabeza y se alejó del Alma del Demonio por temor a sentirse tentado a volver a utilizarlo.

Sin embargo Malfurion fue capturado por Illidan y Varo’then, sucesor de Lord Xavius a las órdenes de la Reina Azshara. De regreso hacia Zin-Azshari, Varo’then sintió los susurros de los Dioses Antiguos provenientes del Alma del Demonio que portaba el elfo. Una vez en el palacio, le entregó el artefacto a Mannoroth el Destructor, general de los ejércitos de la Legión Ardiente, que usó su poder para abrir el portal que permitiría a Sargeras entrar en Azeroth.

Tras la derrota de la Legión, los Dragones Aspectos sellaron el poder del Alma del Demonio de manera que ahora Neltharion nunca podría volver a utilizarlo. Además el artefacto fue ocultado por Malfurion en un lugar desconocido por orden expresa de los Aspectos. Desgraciadamente, esto no hizo que Neltharion rebajara ni un ápice la intensidad de sus ataques sobre el mundo. Aún sin estar en posesión de su antigua fuente de poder, la mayor parte de la vida fue destruida y el caos se adueñó del planeta. Con el poder que le concedieron los titanes sobre la tierra y sus profundidades, hizo emerger volcanes de las profundidades, provocando una virulenta lluvia de lava que se unió a la destrucción provocada por la implosión del Pozo de la Eternidad, sumergiendo a la mayor parte de Kalimdor bajo el océano.

deathwing__s_arrival_by_altana-d31fuw3

Ciertas leyendas que envuelven a Alamuerte cuentan que, como Guardián de la Tierra, se encargó de dotar a todas las zonas del mundo de los recursos necesarios para la subsistencia de sus habitantes, se encontraran donde se encontraran, de manera que no tuvieran que luchar por aquello que no poseían. Cuando su locura le hizo usar su poder para levantar volcanes, creó cordilleras de montañas que aislaron muchas zonas y destruyó abundante tierra fértil obligando a las razas de Azeroth a emigrar y pelear para poder comer. A partir de entonces, nació una nueva actividad, hasta ahora desconocida, entre las razas vivas y que sería moneda común desde aquel momento: la guerra…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s