El Athenaeum: El Aspecto de la Muerte (Parte II)

¡Buenas chicos y chicas! He decido que, para mantener un ritmo constante con las entradas y no hacerlos sentir que los deje abandonados, debo publicar esta sección cada dos semanas :3. Obviamente tratare de escribir cada una semana cuando pueda hacerlo, pero si ven que no publico nada en una semana, esperen a la otra e.e

Cambiando de tema, en Hearthstone tengo rango 15 (yeaah!). Es un gran logro para mi y espero que pueda seguir subiendo de rango antes de que termine la temporada. Aunque si me siguen tocando chamanes OPs… Lo dudo xD

En fin, en la ultima entrada hablamos sobre Alamuerte. Hablamos de sus inicios como el noble Aspecto de la Tierra Neltharion, y de como enloqueció hasta convertirse en un gran peligro para toda la vida de Azeroth. Esta semana, continuaremos su historia :3

De Nuevo en Guerra

Diez mil años más tarde, después de que Ner’zhul reabriera el Portal Oscuro, Alamuerte se sentía acosado por las fuerzas de la Alianza por lo que envió emisarios a los supervivientes del Clan Roca Negra que se habían establecido en la Cumbre de Roca Negra, con la intención de capturar y domar dragones rojos para servirles de monturas. Sus propuestas de asilo fueron rechazadas en primera instancia por Rend Puño Negro pero finalmente lo aceptaron tras prometer al dragón la ayuda de sus propios hijos para asegurar la llegada de tropas de la Nueva Horda desde Draenor.

Alamuerte2

Alamuerte ayudó a los orcos a planificar varias batallas estratégicas destinadas a robar dos poderosos artefactos de la Alianza para crear un nuevo portal entre ambos mundos. Cuando volvieron a Draenor a través del Portal Oscuro, Alamuerte pensó que ese mundo tan relativamente tranquilo podría ser un buen lugar para dejar descendencia así que, en secreto, depositó algunos huevos de dragón cuando nadie le prestaba atención. Sin embargo fue derrotado en su guarida de la montaña por miembros de la Expedición de la Alianza. A pesar de todo consiguió sobrevivir una vez más y cuando regresó a Azeroth, tomó la identidad del noble Lord Daval Prestor.

Poco después, Ner’zhul se apresurara a abrir varios portales a la vez desde Draenor lo que provocó el colapso del planeta rojo y su posterior destrucción. Las energías liberadas en la catástrofe alteraron los huevos de Alamuerte siendo afectados por el Vacío Abisal y dando lugar a los dragones abisales: mitad corpóreos y mitad etéreos, con la habilidad de moverse entre los distintos planos astrales y físicos. Sin la guía de su progenitor, sus descendientes tuvieron que valerse por sí mismos para abrirse camino en las devastadas tierras de Terrallende.

Lord Prestor

Tiempo después de la Segunda Guerra, Alamuerte tomo la apariencia de un noble humano llamado Lord Daval Prestor con la intención de tomar el control de la nación humana de Alterac (que se había anexionado a la Alianza tras la traición de Lord Perenolde) pretendiéndose casar con Calia Menethil, la hija del Rey Terenas.

deathwing1

A través de la magia, consiguió hacerse muy popular entre los miembros de la casa real y la nobleza (incluyendo sorprendenteme a Genn Cringris del reino de Gilneas, y al Almirante Lord Daelin Proudmoore del reino de Kul Tiras), llegando a tomar parte en las decisiones de temas de estado de gran influencia. Gracias a su influencia mágica, consiguió nublar las mentes de los líderes humanos y asegurarse el título de Rey de Alterac. Sin embargo su verdadero objetivo estaba lejos de poseer poder e influencia sino más bien, una vez que controlara las instituciones desde dentro, destruir a la Alianza. Para ello, inició una campaña para enfrentar a los distintos reinos de Lordaeron: Stromgarde, Gilneas y Kul Tiras contra los Kirin Tor de Dalaran – a los que Alamuerte consideraba una gran amenaza que podría desenmascararle y revelar su verdadera identidad.

El Día del Dragón

En algún momento durante la Segunda Guerra, Alamuerte descubrió el paredero de Alma del Demonio. Sin embargo no le era posible llevarlo encima debido al encantamiento con que lo habían protegido los Dragones Aspecto por lo que trató de manipular a alguien para tal empresa. Finalmente encontró a los peones perfectos: los orcos del clan Faucedraco.deathwing-wallpaper

Kryll, un ayudante goblin de Alamuerte, fue enviado como sirviente infiltrado del brujo orco Nekros Aplastacráneos al que acabó manipulando para que jurara lealtad a su amo. Los designios de Alamuerte eran trasladados a Nekros a través del goblin que le proponía ideas al orco que las cumplía como si estas hubieran partido de él mismo. Su gran oportunidad llegó cuando Nekros obtuvo el Alma del Demonio del Jefe del clan, Zuluhed el Demente para que intentara descubrir los secretos del artefacto. A pesar de que Nekros nunca tuvo idea de la naturaleza del poder que estaba usando, fue capaz de manipularlo para secuestrar a Alexstrasza junto a su consorte Tyranastrasz y algunos de sus huevos.

Sin embargo Nekros no era la única raza con la que contaba Alamuerte que, a través de varios peones, manipuló al joven mago Rhonin, Falstad Dragonreaver y Vereesa Brisaveloz salvándolos varias veces con la esperanza de poder utilizarlos, una vez que hubieran estado lo suficientemente cerca de la reina de los dragones, para capturarla o matarla. Rhonin estaba a su vez manipulado por el dragón rojo Korialstrasz, el némesis de Alamuerte, para tratar de liberar su amada Alexstrasza de su prisión en Grim Batol. Alamuerte hizo creer a los orcos que los humanos estaban próximos a atacarlos con la excusa de evacuar a Alexstrasza, y lo más importante: sus huevos, hacia Dun Algaz en el norte. Su intención era dejar desprotegidos los huevos durante el traslado para robarlos y así crear una nueva raza de dragones voladores — que llevaran las escamas carmesí de la dragona y el odio hacia las razas mortales del dragón negro.

Sin embargo su ataque falló. Rhonin descubrió el punto débil del Alma del Demonio y lo destruyó, liberando todo el poder que le habían conferido los dragones diez mil años atrás. Alamuerte tuvo que huir ante el acoso de los cuatro Dragones Aspecto restantes a los que consiguió eludir. No tuvo más remedio que ocultarse para escapar de su ira, lo que provocó que no pudiera seguir con la farsa de Lord Prestor que se desvaneció misteriosamente de Alterac, acabando con la influencia que ejercía sobre los nobles. Sin embargo, su hija Onyxia, lo sustituyó con la intención de seguir manipulando a la Alianza bajo la apariencia de Lady Katrana Prestor.

Los aspectos contra Alamuerte

El único que fue capaz de descubrir su verdadera identidad fue Krasus, la forma humana de Korialstrasz. El Kirin Tor solo pudo intuir que algo oscuro se cernía en torno a Daval Prestor pero no supieron concretar de qué amenaza se trataba realmente.

La devastación

Desde su derrota en la batalla de Grim Batol, Alamuerte estuvo escondido en el Núcleo Pétreo en Infralar, recuperándose de sus heridas ayudado por el Martillo Crepuscular que reforjó su armadura de elementium y por Coroborus, un gigantesco gusaespiral.

En los últimos tiempos, los susurros de los Dioses Antiguos se han incrementado. Tras el despertar de C’thun y Yogg-Saron, su influencia llegó hasta Alamuerte, provocado un gran aumento de su poder y la consiguiente eclosión del dragón desde el plano elemental de Tierra. Como resultado de esto se produjo la devastación de Azeroth; un terrible conjunto de desastres naturales (tsunamis, inundaciones, erupciones volcánicas, tormentas…) que cambió el aspecto del mundo para siempre.

deathwing_by_espenartman-d312afs

Desde su irrupción en Azeroth, Alamuerte no hizo más que provocar el caos y la destrucción allá por donde pasaba. Una de sus primeras paradas fue la ciudad humana de Ventormenta cuyas murallas de entrada destruyó, así como el distrito del parque y algunas de sus torretas antes de alzar el vuelo y marcharse. Según los propios soldados humanos, hubiera podido destruir la ciudad entera si hubiera querido.

Desde entonces, Alamuerte aparecía en lugares aleatorios de Azeroth, atacando a cualquier criatura viviente que se encontrara a su paso con su aliento abrasador.

Reguero de destrucción

Alamuerte aparece en numerosas cadenas de misiones, casi siempre con consecuencias nefastas para Azeroth.

En las Tierras Inhóspitas, es posible encontrar a Rheastrasza, una dragona roja bajo el aspecto de una goblin que intenta purificar los huevos de Nyxondra, una dragona negra que tiene cautiva. Tras conseguir purificar uno de los huevos, es perseguida por agentes del Vuelo Negro que tratan de destruirlo hasta que en la misión “El regalo de Rheastrasza” es asesinada por Alamuerte que destruye el huevo sin saber que realmente no es el que buscaba sino uno de la propia Rheastrasza. También es posible escuchar la historia de Theldurin el Perdido que cuenta cómo ‘derrotó’ a Alamuerte cuando este se encontraba arrasando las Tierras Inhóspitas.

Alamuerte en... ogrimmar

Uno de los objetivos más ambiciosos de Alamuerte era la destrucción de Nordrassil en el Monte Hyjal. Viendo que el Martillo Crepuscular no podría hacerlo solo, Alamuerte invocó a Ragnaros y a sus elementales de fuego para que los ayudasen a conseguir su objetivo. Pero Ragnaros no fue el único Señor Elemental que reclutó Alamuerte. También Al’Akir y sus elementales de aire se unieron a su ejército en Uldum ayudado por los Tol’vir de la tribu Neferset que fueron seducidos con promesas de gran poder y de una cura para la Maldición de la carne. Los planes de Alamuerte en Uldum no son menos ambiciosos que los del Monte Hyjal; a través de uno de sus agentes, el Comandante Schnottz, se descubre que está buscando un arma de destrucción masiva que los titanes escondieron en la pirámide del Bancal del Hacedor.

Las Tierras Altas Crepusculares fueron testigo de algunos de los momentos más épicos de los protagonizados por el Destructor. En primer lugar la flota de la Horda es atacada por Alamuerte y sus dragones crepusculares, haciendo naufragar el barco en el que se encontraba Garrosh, que acaba hundiéndose en el océano. Más tarde, en las cadenas de misiones de la zona, los jugadores, ayudados por Alexstrasza y su hijo Calen, tratan de atraer a Alamuerte con un cebo para que la Aspecto del Vuelo Rojo acabe con él de una vez por todas.

El plan fracasa y Alamuerte demuestra ser un rival más poderoso de lo que sus enemigos pensaron en un primer momento. Tras un diálogo con Alexstrasza, ambos aspectos se enzarzan en una pelea sobre Grim Batol reviviendo los acontecimientos del Día del Dragón. Tras una larga batalla donde se les pierde la pista, Alexstrasza aparece severamente herida, asegurando que Alamuerte está muerto aunque este acaba apareciendo sobre la colina, herido aunque no tanto como Alexstrasza. Es entonces cuando Calen se sacrifica para que su madre escape enfrentándose solo a Alamuerte que acaba con su vida.

Alexstrasza-Vs-Deathwing

El Crepúsculo de los Aspectos

A pesar del reguero de destrucción que Alamuerte estaba provocando en Azeroth, hace mucho tiempo, fue advertido de que un orco llamado Thrall le desafiaría en combate y posiblemente lo derrotara. Sabiendo de la existencia de Thrall, Alamuerte envió al Padre Crepuscular para que lo matara a través de Adaelas Blackmoore, uno de sus agentes provenientes de un universo alternativo. Sin embargo el plan falló y Thrall mató a Blackmoore.

En su búsqueda de aliados, Alamuerte urdió un ambicioso plan para controlar al Vuelo Azul. Tras la muerte de Malygos, se había abierto su sucesión como aspecto de la magia a la que se habían presentado dos aspirantes: Kalecgos y Arygos. Secretamente Arygos había pactado una alianza con Alamuerte para alzarse con el trono que había dejado vacante su padre. Para su sorpresa, el elegido durante la ceremonia fue Kalecgos, lo que provocó que su ira se desatara atacando a sus hermanos y huyendo tras jurar que Neltharion los destruiría a todos.

Ante la gravedad de la situación, los demás aspectos se reunieron para tratar de encontrar una forma de derrotar a Alamuerte. Mientras sucedía, el espíritu de Thrall entró en comunión con la tierra y tomó la forma de un terráneo. Fue entonces cuando se encontró con Alamuerte que, usando el poder de los Dioses Antiguos, retuvo su espíritu en el interior de su forma pétrea. Alamuerte se burló del chamán, confesándole que el resto de aspectos estaban muy equivocados si pensaban sustituirlo como Guardián de la Tierra por un orco mortal.

Deathwing-3

Thrall también se enteró que el supuesto ‘regalo’ que suponía liderar el Vuelo Negro era en realidad una maldición, un deber que le obligaba a hacer algo que no deseaba. Para demostrárselo, Alamuerte permitió a Thrall sentir lo que era llevar todo el peso del mundo sobre sus hombros, clamando que era lo que los aspectos querían, “condenarte a una vida de eterno sufrimiento”. Cuando Alamuerte comenzó, atacó la forma terránea de Thrall causando que sus “heridas” se manifestaran en el mundo físico en forma de terremotos. Finalmente los aspectos con la ayuda del Anillo de la Tierra y el Circulo Cenarion irrumpieron en el bastión de Alamuerte y devolvieron a Thrall a su estado normal.

Este episodio había hecho que los aspectos decidieran que para derrotar a Alamuerte, era necesario conseguir el Alma de Dragón en su forma más pura, tal y como se encontraba no mucho después de su creación durante la Guerra de los Ancestros, diez mil años antes. Dado que el artefacto impedía que cualquier dragonante lo utilizara, sería Thrall el encargado de llevarlo consigo y utilizarlo durante la batalla final contra Neltharion.

La hora del crepúsculo

La batalla entre Alamuerte y los ejércitos de Azeroth comenzó con el lanzamiento del Parche 4.3. Tras dilucidar que era necesario conseguir el Alma de Dragón para derrotar al Destructor, el único camino posible para hacerse con el artefacto era a través de las Cavernas del Tiempo. Allí, los viajeros encargados de su obtención, deberían viajar a un futuro alternativo en el que Alamuerte nunca fue derrotado y desbloquear el acceso a la época donde el Alma de Dragón fue creada. Tras recuperarla habrán de enfrentarse a Alamuerte hasta en dos ocasiones en la Hora del Crepúsculo.

Destruccion de alamuerte

Durante el ataque final sobre el Templo del Reposo del Dragón, Ultraxion, la última creación de Alamuerte, dio paso a un contrataque en el que Thrall usó el Alma de Dragón contra Neltharion que huyó con la intención de volver a Infralar. Sin embargo, no contaba con que los aventureros de Azeroth se subieran a su espalda para horadar su armadura de elementium, dejando al descubierto una pequeña porción de su cuerpo sin protección para que Thrall pudiera darle el golpe final. El encuentro acabó con Alamuerte cayendo a la Vorágine y resurgiendo poco después sin su armadura. Sin la defensa que contenía sus entrañas dentro de su cuerpo, este comenzó a mutar, dándole un aspecto más terrorífico que antes. Durante la batalla final el Alma de Dragón cumplió su cometido y aniquiló a Alamuerte que explotó en numerosos trozos, algunos de los cuales quedaron expuestos en Orgrimmar y Ventormenta como conmemoración de la derrota del aspecto corrupto.


4 respuestas a “El Athenaeum: El Aspecto de la Muerte (Parte II)

  1. Deathwing no se casó con Calia… pretendía hacerlo y Terenas casi le “vende” a su hija para sellar un pacto político , pero el acuerdo no pudo cumplirse para buena fortuna de la hermana de Arthas.

    Y cambiaría el apellido “Dragonreaver” por “Wildhammer” en Falstad.

    Saludos Buscapaz, buena suerte.

    Me gusta

    1. Extrañaba tus comentarios (revísame todos los artículos por si me confundí en algo xD)

      Corregido lo de Calia, y en cuanto a lo Falstad… ¡Quiero que sea conocido como Dragonreaver! >:3

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s