El Athenaeum: El Último Guardián

¡Buenas chicos y chicas! Finalmente he vuelto… Por si lo notaron estuve… Mas de un mes ausente. Pasaron en si un rejunte de cosas que no me permitieron escribir esta sección, una de ellas fue estar dos semanas sin internet… No se lo deseo a nadie xD.

Otra de las razones por la que no escribí (y esto ya es algo personal) es porque sinceramente no me sentía motivado a hacerlo. Han habido tantos cambios en mi vida entre Junio-Julio que no he encontrado el tiempo para escribir aquí, y cuando tenia tiempo para hacerlo, solo quería distraerme de toooodas la cargas que he tenido y divertirme para olvidarme un rato de ellas.

Saben que no me gusta escribir cuando no estoy de buen humor. Siempre me gusta entregarles lo mejor de mi mismo ^^. Diciendo esto, vamos a retomar esta sección y tratar de no dejarla nunca mas en el olvido hasta el día en que me jubile :3

No los contare lo que han sido mis semanas en WoW o en Hearthstone porque seria ya alargar mucho la presentación, así que pasemos al articulo de esta semana 😉

Hoy hablaremos de unos de los personajes mas enigmáticos, misterioso, y poderosos que ha pisado Azeroth. Fue una persona clave en la Primera y Tercera guerra ya que sus acciones desencadenaron una serie de hechos muy importantes en la historia de Azeroth, y incluso en Draenor.

Hoy hablaremos de Medivh: El Ultimo Guardián

Medivh: El Ultimo Guardian

Medivh fue el último de los Guardianes de Tirisfal, un largo linaje de protectores con grandes poderes para la batalla contra la Legión Ardiente. Fue corrompido desde nacimiento y poseído por el espíritu demoníaco de Sargeras, quien usó a Medivh para conquistar Azeroth. Medivh contactó con el brujo orco Gul’dan, y juntos abrieron el Portal Oscuro. Este acto hizo que la Horda pudiera viajar desde Draenor para iniciar la destrucción de Azeroth.

the_one_who_keeps_secrets_by_breathing2004-d3ei3z4

Fue asesinado por un escuadrón dirigido a manos de su antiguo amigo, Lothar. Poco antes del principio de la Tercera Guerra, Medivh volvió como un misterioso profeta, guiando las razas mortales a la victoria en la Batalla del Monte Hyjal. El nombre del profeta significaba “protector de los secretos” en Thalassiano y blandiendo a Atiesh, el Gran Bastón del Guardián, finalmente defendió su honor.

Nacimiento y infancia

La madre de Medivh, Aegwynn, sirvió como Guardiana de Tirisfal antes de que él naciera. Ocho siglos antes de la llegada de los orcos, luchó y aparentemente venció a Sargeras, pero en realidad, tan solo dió inició al plan del gran señor de la destrucción, y aprovechando la oportunidad, Sargeras transfirió su esencia al cuerpo de Aegwynn, donde reposó aletargado durante largo tiempo.

Cuarenta y cinco años antes de la llegada de los orcos, Aegwynn quiso dar a luz a un niño al cual traspasar sus poderes. Así fué, y contra los deseos del Orden de Trisfal, como mantuvo un romance con el mago de la corte del reino de Azeroth, Nielas Aran, un poderoso invocador de la Orden, quedando embarazada y entregando a su hijo bajo su cuidado cuando ella desapareció. El chico fue llamado Medivh, “el protector de los secretos” en lengua Thalasiana, Aegwynn desconocía que Sargeras había poseído al indefenso niño mientras permanecía en su vientre. El chico y Sargeras, recibieron directamente todos los poderes de Aegwynn los cuales quedaron latentes hasta que el pequeño maduró.

Vision_by_Heavenslight180

Medivh tuvo una feliz infancia, intimó amistad con el Príncipe Llane y Anduin Lothar. Un día, mientras estaban en los caminos de la jungla de Tuercespina, Medivh y sus amigos fueron emboscados por tres trols de la jungla. Ninguno de ellos fue herido de gravedad pero Medivh se desmayo ya que se encontraba debilitado notablemente. El día de su decimocuarto cumpleaños, Medivh entró en un extraño coma donde se le aparecieron extrañas figuras que lo perseguían por profundos abismos. Los poderes de su madre despertaron cuando su padre tocó su frente pero Medivh no se despertó hasta veinte años más tarde. Cuando lo hizo, su padre había muerto y no había faltado mucho para que el propio Medivh corriera la misma suerte. Durante el periodo que había permanecido inconsciente, Medivh fue atendido por su amigo Lothar, así como por la órden de los clérigos de la Abadía de Villanorte.

El Guardián Caído

El aspecto de Medivh, tanto el físico como el mental, parecían normal. La corte y su madre no pusieron objeciones a que continuara con su vida normal. Sin embargo el espíritu oscuro de Sargeras revolvió sus pensamientos y emociones hasta encaminarlos hacia sus insidiosos fines. El poder de Medivh crecía día tras día y sus ansias de conocimiento también, no solo quería conocer todo lo referente a su mundo sino también los de los planos inferiores pertenecientes a Legión Ardiente. Comenzó a buscar algo que podría destruir a la humanidad de Azeroth, algo que Medivh veía como el único camino para alcanzar el poder verdadero. Lo que buscaba, lo encontró en Draenor.

Tras contactar con el brujo Gul’dan desde las cámaras de la torre de Karazhan, Medivh prometió decirle la localización de la Tumba de Sargeras si Gul’dan traía a la Horda a Azeroth para destruir a los humanos. Y así fue… Con la ayuda del Consejo de la Sombra del otro lado, Medivh abrió el Portal Oscuro que conectaba Azeroth con Draenor. Fue entonces cuando apareció Aegwynn para tratar de razonar con Medivh y mostrarle lo equivocado del camino que había tomado pero su hijo no le escuchó. Lucharon y Medivh salió victorioso, quitándose de encima a su madre rapidamente. Sin embargo la batalla le había hecho perder mucho poder y para recuperarlo, Medivh comenzó a drenar la energía de la propia tierra, destruyendo la vida que se encontraba en ella.medivh2

Su madre no obstante, había sobrevivido y aunque Medivh no estaba seguro de ello, pronunció unas palabras mágicas para asegurarse que se encontraba en paz. No fue Aegynn la única que trató de enfrentarse a Medivh. Arcanagos, un dragón azul y uno de los guardianes de la magia, visitó Karazhan para tratar de devolver a Medivh al camino que había abandonado y se vio obligado a usar la fuerza en última instancia pero fue superado ampliamente por Medivh que de nuevo quedó exhausto y necesitó drenar la emergía de la tierra para recuperar su poder.

No mucho después, los magos de Dalaran le enviaron a Medivh un aprendiz. El joven, que respondía al nombre de Khadgar, (que significaba “confianza” en la lengua de los enanos), se instaló en Karazhan y vivió con su maestro y el resto de sirvientes de Medivh, su mayordomo Moroes y su cocinera Cook.

Por esta época, la guerra entre orcos y humanos se había intensificado, con la Horda abriéndose camino más allá de la Ciénaga Negra. Medivh lo observaba todo sobriamente, sintiendo que todo marchaba según lo planeado. Pronto recibió la visita de una emisaria de la Horda, Garona, con la que tuvo una aventura amorosa que dio como resultado el nacimiento de un hijo híbrido de ambas razas, Med’an.

Khadgar fue el primero en descubrir que Medivh había sido quien trajo a los orcos a Azeroth. Tras un audiencia con el Rey Llane donde también estuvo presente Garona, tanto el monarca como Anduin Lothar fueron avisados de la corrupción de Medivh. Lothar, a pesar de su amistad con Medivh, lideró la tropa de asalto, que contó además con Khadgar y Garona, que irrumpió en Karazhan. Fue allí donde Lothar con la ayuda de Khadgar que guió su hoja hasta el pecho de su maestro, asestó una estocada mortal al corazón de su amigo liberando al demonio que tenía dentro. Se hizo necesario que Lothar decapitara al último guardián para enviar a Sargeras de nuevo al Vacío Abisal.

Warcraft-Medivh-Dark-Portal

La muerte de Medivh provocó el colapso de Karazhan, cuyos poderes por la pérdida de su maestro envenenaron la tierra de los alrededores hasta acabar con todo rastro de vida. A partir de entonces a esta zona se le conoció como el Paso de la Muerte, donde como testigo mudo de lo sucedido permaneció la Torre Oscura en cuyo interior no tardaron en manifestarse oscuros y peligrosos sucesos según contaban algunos aventureros de los que nunca más se supo.

Resurrección

Cuando Khadgar mató a Medivh y destruyó el espíritu de Sargeras, el espíritu de Medivh quedó libre y fue capaz de prever los acontecimientos que desembocarían en la caída de Lordaeron. Con la ayuda de su madre, Medivh consiguió dotar de forma a su espíritu con el que fue resucitado con los últimos atisbos de magia de Aegwynn.

Medivh volvió fugazmente a Karazhan, donde contactó con una versión de Khadgar del pasado (que desde su perspectiva, veía a Medivh como una visión del futuro) y le explicó lo acontecido con su muerte, separando el bien (el Guardián) del mal (Sargeras) a quien Medivh había conseguido destruir siendo, por primera vez en su vida, simplemente Medivh.

La llegada del Profeta

Tiempo después de la Segunda Guerra, un extraño profeta se le apareció a varios ciudadanos de Azeroth. Su intención era enviar un aviso acerca de una amenaza apocalíptica que estaba por venir. El joven Jefe de Guerra Thrall tuvo un sueño donde orcos y humanos luchaban juntos contra infernales caídos del cielo. Al despertar, el Profeta le dijo que debía dirigirse a las antiguas tierras de Kalimdor y deseaba salvar a su gente. Thrall vislumbró la verdad en sus palabras y se dirigió al oeste en una larga travesía por mar. Medivh decidió no internvenir directamente en la guerra que se avecinaba (llevando a pensar a algunos que su aspecto era el de un fantasma). Poseía la habilidad de transformarse en un gran pájaro negro.

tumblr_m6olzslLXc1qlmbnko1_500

La Horda ya estaba en Kalimdor pero los humanos fueron más difíciles de convencer. El Rey Terenas de Lordaeron y Antonidas de Dalaran tomaron al Profeta por un loco. El hijo del Rey, Arthas, se negó a abandonar a su gente y solo Jaina, la hija del almirante Daelin Proudmoore y aprendiz de Antonidas, sintió que quizás estuviera en lo cierto. Cuando el Profeta se le apareció tras la destrucción de Stratholme, se tomó en serio el aviso y se preparó para dirigirse al oeste. Junto a una expedición humana llegó justo cuando comenzó la invasión. Mientras, Thrall había conocido al Gran Jefe tauren Cairne que le aconsejó ir a ver al ‘Oráculo’ que se encontraba en una cueva en unas montañas cercanas. Allí se encontró con Jaina y antes de que comenzaran las hostilidades, apareció el Profeta y les propuso unirse para luchar juntos contra la Legión Ardiente. Ambos aceptaron.

Finalmente, el Profeta reveló su identidad cuando llegó la hora del enfrentamiento final. Tras aparecer en los sueños de Thrall, del elfo Malfurion, y de Jaina, el Profeta les dijo que debían unirse para luchar contra un enemigo común. También les contó que su nombre era Medivh, el último Guardián de Tirisfal, el que trajo a los orcos y a la Legión a Azeroth. Jaina, Thrall y Malfurion se convencieron de que la para lograr la victoria debían forjar una alianza y defender juntos el árbol del mundo Nordrassil. Esta alianza consiguió, con la ayuda de los espíritus de la naturaleza, detener a Archimonde y eliminar la amenaza de los demonios de la Legión Ardiente.

Convencido de que el mundo estaba a salvo y que había reparado el daño que habían provocado sus pecados, Medivh desapareció y ocupó su lugar “entre las leyendas del pasado”. Sus actos aseguraron la supervivencia de Azeroth y a la vez le sirvieron para encontrar la redención a sus crímenes pasados.

Tras los sucesos en la Batalla del Monte Hyjal, Medivh estuvo en lugares desconocidos. Podía haber significado el fin de su deambular por Azeroth y el acceso a otros lugares del plano material o podía significar que simplemente había querido retirarse durante un tiempo. Recientemente un cuervo negro ha sido visto volando en círculos sobre Karazhan, dando pie a teorías acerca de su presencia en la torre oscura. Sin embargo su destino es desconocido y no está claro que su intención sea volver a ser visto u oído de nuevo.

A pesar de su destino desconocido, Medivh dejó una imagen suya en Karazhan para entregar un mensaje de conocimiento y poder a su hijo Med’an para que este dediciera sobre su propio futuro.

Muerte

La muerte de Medivh ha sido descrita de cuatro formas diferentes.

En Warcraft: Orcs & Humans, el jugador entraba en su guarida para matarlo. Dicha guarida estaba llena de entes invocados como esqueletos, escorpiones, elementales de fuego y demonios. No había ni rastro de Lothar, Khadgar ni Garona.

En la novela El Último Guardián, se cuenta que fue ajusticiado por sus tres amigos, donde Khadgar le clava la hoja en el corazón y Lothar lo decapita. Esta versión aparece en otras fuentes como Lands of Conclict, Warcraft: El Juego de Rol, World of Warcraft: The Roleplaying Game, Alliance Player’s Guide, El Portal Oscuro y la caída de Ventormenta y Flashback.

En el interludio de la campaña de los elfos nocturnos en Warcraft III: Reign of Chaos, se muestra un flashback donde Medivh es asesinado por varios lacayos humanos. La figura principal podría ser Lothar aunque no hay rastro de Khadgar ni Garona. No obstante en la novela ‘El Último Guardián’ se explica que todos llevaban el uniforme de la Guardia de Ventormenta por lo que es posible que sean confundidos con simples soldados.

war10-1

Finalmente en la entrega nº13 del cómic de World of Warcraft se ve a Medivh siendo apuñalado en el corazón por Khadgar con Lothar permaneciendo justo a su espalda.

La idea es que hubo más gente implicada que simplemente Lothar, Khadgar, y Garona. En algunas fuentes de RPG como Shadows & Light se especifica “…una brigada de guerreros humanos…” y en Horde Player’s Guide “Un grupo de héroes humanos ralentizó la invasión derrotando a Medivh”. En Mareas Tenebrosas se llega a especificar que había dos grupos, Lothar junto a Garona por un lado y Khadgar con un puñado de hombres, que fueron los que lo derrotaron, por otro.

Estado eterno

Medivh está clasificado como un ente eterno en el capítulo dedicado a las leyendas de Shadows & Light, pero el libro no especifica cómo ni cuándo llegó a este estado. Esta fuente solo hace referencia al periodo de la historia en la que estuvo poseído por Sargeras, como si esto significara que Medivh era un eterno solo porque había sido poseído por uno de ellos. No parece estar relacionado con el hecho de haber ostentado el cargo de guardián, ya que no todos los guardianes son eternos, como por ejemplo Aranda.

De la misma manera, su personalidad y habilidades de combate estuvieron supeditadas a la presencia en su interior de Sargeras. El libro es claro cuando hace referencia que en los últimos tiempos no ha aparecido ningún nuevo eterno.

medivh_by_alexgarner-d5w76cf

Sea como fuera, Medivh dejó de ser humano tal y como confiesa él mismo en Warcraft III: “Dejé mi humanidad atrás hace mucho tiempo. Ahora soy algo… diferente.”

Cavernas del Tiempo

Su primera aparición en WoW es dentro de las Cavernas del Tiempo: La apertura de El Portal Oscuro, la segunda mazmorra dentro del complejo donde previamente los jugadores ya habían liberado a Thrall de los humanos en Huida de Durnholde. Ahora la acción se desarrolla en la Ciénaga Negra donde Medivh se dispone a abrir el Portal Oscuro por el que la Horda entrará por primera vez en Azeroth. Los jugadores deben protegerlo de los agentes del Vuelo Infinito que tratan de matarlo y evitar que abra el portal, lo que evitaría la entrada de los orcos.

Medivh también está envuelto en los requisitos para poder entrar en Karazhan cuando era necesaria una llave para poder entrar. Tras obtener los tres fragmentos de la llave de las mazmorras de Terrallende, Khadgar envía a los jugadores a la Ciénaga Negra para que Medivh los repare. En su lugar Medivh entrega a los aventureros “La llave del Maestro” para lo cual la mazmorra debe ser completada y Medivh sobrevivir. Una vez que el Portal Oscuro está abierto, que es cuando se puede hablar con él para obtener la llave.

Karazhan

Medivh se deja ver un par de veces más en su vieja torre de hechicería de Karazhan en el Paso de la Muerte, que había permanecido abandonada desde la muerte del maestro a manos de Khadgar y Lothar, poco antes del final de la Primera Guerra. Así, el “Eco de Medivh” es visto por los jugadores durante el Evento de ajedrez contra él y una “Imagen de Medivh” se muestra en el flashback del Bancal del Maestro donde se narra su lucha contra el dragón azul Arcanagos.

karazhan1

Atiesh, El Gran Báculo del Guardián

Los magos más poderosos centraban sus poderes en bastones mágicos y Medivh no era una excepción. Su bastón Atiesh, gran báculo del Guardián fue poseído por un agente de Sargeras que usó los ya de por sí inconmensurables poderes de Medivh. Cuando Medivh fue asesinado, su bastón fue llevado a Dalaran donde se descubrió que el espíritu que había en su interior mataba a cualquiera que se atreviera a portar el arma. El bastón fue puesto a buen recaudo en una cámara de seguridad durante las tres décadas posteriores, hasta que Dalaran fue destruida por Archimonde. El bastón se rompió en 42 partes entre la base, la parte central y el adorno superior.

La base fue a parar al Templo de Ahn’Qiraj donde C’Thun se hizo con él mientras que la parte superior fue encontrada por Kel’Thuzad que fue el responsable de invocar a Archimonde en primer lugar. Los 40 trozos restantes están en manos de los lugartenientes de Kel’Thuzad en Naxxramas en su ubicación original en las Tierras de la Peste del Este.

Incluso aunque el bastón fuera restaurado, sería necesario exorcizarlo de la presencia oscura que hay en su interior.

Personalidad

El alma de Medivh estaba constantemente aprisionada por el control que Sargeras ejercía sobre su cuerpo y mente. Su lucha fue constante y como resultado, Medivh sufrió grandes calamidades y su lucidez se vio afectada por incomprensibles cambios de comportamiento. Para el resto, sus decisiones parecían contradecirse a veces y pecar de abruptas. Cuando las dos almas luchaban en su interior, Medivh entraba en un estado del que era imposible obtener alguna respuesta. Estos periodos variaban en duración y podían durar minutos o meses.

Medivh_Wallpaper_by_Iukari

Cuando Medivh tenía el control de su cuerpo y mente, era amistoso y sabio. Se preocupaba por los líderes humanos de su reino y les ayudaba en todo lo que podía. Defendió Lordaeron muchas veces a lo largo de los años y se labró una gran reputación. No tenía ninguna simpatía especial con alguna raza y agradecía que la gente le contara historias de tierras y culturas lejanas.

Sin embargo, cuando era controlado por Sargeras, su personalidad cambiaba dramáticamente. Se volvía hosco y distante, ni siquiera notaba la presencia de amigos cercanos y prácticamente ignoraba a los extranjeros. Realizaba viajes secretos a lugares abruptos y, en privado, no quería recibir visitas que lo molestaran por lo que a menudo conjuraba hechizos que mataban o incapacitaban a quien se atrevía a importunarlo. Sin embargo era consciente de que su disfraz podía ser descubierto por los líderes de Lordaeron de manera que decidió evitar ser visto en público

Las tácticas de Medivh solían ser erráticas, dependiente de qué personalidad lo controlara en ese momento. Lo normal era que permaneciera a distancia de sus enemigos para lanzarles poderosos hechizos. Solía lanzar unos cuantos hechizos y retirarse a cierta distancia para volver a atacar de nuevo desde otra dirección.


2 respuestas a “El Athenaeum: El Último Guardián

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s