Canción de Rol #2 – Nuestro otro yo

[notice]

[column size=1/6]

[/column][column size=5/6]

Es hora de dejar el mundo real atrás y adentrarte en tu imaginación, tomar tu espada, tu escudo y tu armadura y sumergirte en Azeroth en una nueva Canción de Rol.

Por Khamyra

[/column][/notice]

“La primera vez que que decidí ir sola por aventuras, era una novata. La magia en mi interior era fuerte pero aún no controlaba su poder, yo quería ser una luz para los héroes y acabé siendo emboscada por un grupo de kobolds, eran demasiados y no me veía triunfando en esa batalla. Fui rescatada por unos aventureros, con los cuales acabé acompañando en el resto de su campaña. Eran valientes y amables, y cuando los fui conociendo pude ver lo diferente que eran uno de otros, sus pasados y su objetivos formaron a los diferentes héroes que ahora son”

*Suspiro* Hablar de rol suena maravilloso, pero queda por descubrir si es algo a lo que queremos dedicar tiempo. Antes de decidirnos si tirarnos a la piscina o no, podemos pensar en la visión que tenemos nosotros mismos en el juego. ¿Alguna vez hemos inventado alguna aventura para nuestro personaje? Incluso si la respuesta es no, hay algunos aspectos que podrían ayudar a “desarrollarlo” y encontrar el gusto por profundizar historias propias.

Si lo pensamos, son cosas que nos definen en la vida real. Somos personas que han sido marcadas por las circunstancias del pasado y los metas que nos trazamos para el futuro. Esta combinación podría ser fundamental para entender la personalidad de cualquiera, incluso si pensamos en personajes famosos del WoW. Aquellas condiciones que marcan su identidad las conocemos por la misma historia que nos devela el trasfondo que ha vivido y las motivaciones que posee. Del mismo modo, nuestros personajes han sido moldeado por diversas causas, siendo la más importante, y aquella que no podemos modificar, la propia historia y culturas de Azeroth. A eso le agregamos además los aspectos que marcan nuestras la toma de decisiones en aspectos morales y éticos.

Es así como tenemos 4 puntos en donde empezar a construir en profundidad un personaje, incluso si no pretendes rolear. El trasfondo, la motivación, la cultura y el alineamiento son aspectos que encontramos en nosotros mismos, así que agregando un poco de imaginación podemos construir a nuestro personaje una “vida” mucho más humanizada, volar tan lejos como queramos y enriquecer nuestra experiencia conjunta con el juego.

El trasfondo, ¿un oscuro pasado?

Este es quizá la pregunta que todos deberíamos hacernos al empezar a jugar, ¿de dónde venimos? Si mamá elfa y papa elfo nos tuvieron hace 100 mil años, ¿qué hicimos hasta hoy día?, ¿cómo llegamos a convertirnos en paladines, magos o sacerdotes?¿Qué circunstancias, personajes y hechos influyeron en nuestra niñez, adolescencia y adultez? ¿Tuvimos algún amor de infancia como Illidan o nuestros padres eran muy estrictos y sobre protectores como los de Anduin? Conocer nuestro pasado es la clave para definir nuestra personalidad ya que las experiencias que hemos vivido nos han ido formando hasta convertirnos en lo que somos. Aunque debido a la composición de sucesos del juego todos hemos pasado por las mis aventuras (a lo largo de los 3 juegos de Warcraft y las expansiones del WoW), crearnos una historia propia permite que nos afecte de manera especial  y condicione nuevas decisiones en un futuro.

Kor’vas Sangrespina perdió a sus padres a manos de la Legión. Esto la llevó a convertirse en una Illidari.

La motivación, ser el rey del mundo?

Si bien es cierto que todos luchamos por Azeroth, ya sea para enaltecer a la Alianza o engrandecer a la Horda, lo cierto es que existen razones igual de válidas que nos han aventurado a ir por ahí, salvando el mundo. Luchas por amor a tu familia, por vengar a un compañero caído, por odio a la facción contraria, por demostrar a tus compañeros que ya no eres el debilucho de antes o simplemente por ser el más grande héroe que el universo ha visto. Si muchos de los personajes de la historia de Warcraft han tenido motivaciones admirables (y despreciables) para justificar sus acciones, ¿por qué no nuestros personajes? Realmente no existen motivaciones correctas, todo es válido mientras creamos firmemente en nuestras convicciones, incluso si son interesadas, bondadosas, honorables o egoístas. Lo que ocurra dentro del juego nos afectará de manera diferente a otros jugadores y podremos decidir nuestros siguientes pasos.

Tu motivación puede ser incluso “ser el mejor alquimista del mundo”. ¡Depende de ti!

La (interminable) cultura

Es quizá el recurso más conocido y accesible que podemos tomar para definir un poco más a nuestros personajes. Conocer las historias de las razas que nos acogen y adoptar parte de las características propias de la clase a la que pertenecemos ayudará a construir una base a nuestra personalidad con la que luego podemos jugar según nuestros gustos personales y los otros aspectos que hemos mencionado. Aunque puede ser la parte más pesada, ya que requiere investigar un poco, puede ser el impulso que nuestra creatividad necesita.

En muchos casos, la cultura de tu personaje determinará sus acciones en el futuro.

El alineamiento, ¿de que lado estás?

Aunque es un término propio del D&D, considero que es bastante aplicable hacia cualquier personaje (e incluso a nosotros mismos en el mundo real) ya que explora aspectos de la personalidad basados en la ética y la moral. Si alguna vez te has cuestionado (quizá revisando tus motivaciones) si te consideras o no un personaje bueno, te sorprenderá saber que existen 2 ejes que determinan que clase de persona eres. En un lado tenemos al Bien y al Mal (con lo neutral como punto medio) y por el otro a la Ley y al Caos (nuevamente con lo Neutral como punto medio). Es su combinación usando esta pequeña tabla que podemos saber que valores están asociados con nuestra personalidad.

Por ejemplo, un personaje Legal Bueno guarda respeto por la autoridad, resguarda el honor, protege al débil y lucha por el bien de todos (¿alguien dijo Paladín?). Por otro lado, un personaje Caótico Bueno quizá sea mucho más rebelde al respecto pero su buen corazón lo lleva a ayudar a los más necesitados aún al margen de la ley (Robin Hood siempre fue un gran ejemplo de este arquetipo). Más ahora que en la cosmología de Warcraft se han presentado estos ejes, es hora de tomarlos en cuenta.

Más adelante puedo hacer un post extendiéndonos en el tema y analizando a cada arquetipo con sus características fundamentales, explorar en los valores de los personajes ayuda a conocerlo mejor y entender sus motivaciones. Luego pueden aplicarlas a prácticamente todo, desde superhéroes y villanos hasta los presidentes de sus países. ¡Por mi parte, estoy muy convencida de ser Caótica buena como toda buena bardo!

Mientras que el Bien y el Mal son extremos, hay muchos espacios en medio para forjar tu personaje.

Nunca me consideré buena al escribir historias, pero pensando en estos aspectos de mi personaje pude conocerme mejor como jugadora y sobre cómo me gusta desenvolverme en el juego, mis preferencias en ciertas temáticas y en cómo tener coherencia con las decisiones que podría tomar. Así nuestros personajes pueden reflejarnos como queremos que lo hagan, incluso si su personalidad no se parece a nosotros pero sí a lo que soñamos, admiramos o incluso odiamos.

Después de todo, el rol es un escape de la vida diaria y la rutina, donde podemos vivir en un mundo paralelo que nos permite disfrutar de distintos estilos de vida, incluso donde podemos experimentar el mal y sus consecuencias sin hacer realmente daño a nadie. Ya sea que lo hagamos por profundizar en nuestros personajes, escribir una historia o saber con qué información rellenar los datos al usar el TotalRP (y que los demás roleros nos conozcan), pensar en cómo somos nos dará una experiencia mucho más profunda que nos ayudará a sentir el juego más cercano a nosotros y poder percibir que hay formas en que nosotros podemos transformar al juego.

Una noche más en la ciudad se apaga *los últimos acordes del arpa van desapareciendo* y espero que toda esta charla los haga pensar un poco. Quizá no los aviente a buscar una hermandad de rol o crearse un personaje en Moon Guard pero sí a mi mirar en nuestro interior y reconectarnos con el personaje épico que llevamos dentro. ¡Shorel’aran!

[button url=https://www.lasaventurasdeperle.com/rol/ icon=view icon_size=16]¡Continúa pronto en la siguiente página![/button]


One response to “Canción de Rol #2 – Nuestro otro yo

  1. No me di cuenta hasta hace un par de años y es que el subconsciente es maravilloso a veces…
    Nunca le definí una historia a mi personaje ( Tigry ), más bien se me fue revelando.
    Cuanto más conocía la historia y lore de WOW más me sorprendía las extrañas coincidencias que asemejaban el mundo de WOW con la realidad.
    Vi en los Dioses antiguos un cáncer que consumía mundos, todo siempre se relacionaba y afectaba a raíz de ese cáncer.

    Me imaginé a Tigry como elfa joven en la Primera Guerra de los ancestro perdiendo a su familia y casi muerta por el Alma del Dragon que Neltharion usó tanto contra los demonios como contra los elfos.

    Se me han venido a la mente miles de posibles historias con respecto a mi personaje, incluso paradojas temporales u otras dimensiones, por eso sigo viendo hasta donde pueden llegar estas ideas que van viniendo 😛

    Muy buen tema por cierto, me encantaría ver un directo hablando este tema!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s