Cronología: La Guerra de las Espinas

¡Bienvenidos a la cronología de la Guerra de las Espinas! En este artículo les mostraremos todos los eventos que nos han llevado al inicio de Battle for Azeroth, la nueva expansión de World of Warcraft, incluyendo algunos eventos importantes en el libro Before the Storm, así como los relatos Elegía y Una Buena Guerra.

NOTA: Este artículo puede contener errores. Haremos correcciones apenas veamos esos errores. Si encuentran algún error o quieren agregar más detalles, pueden dejarnos un comentario y lo arreglaremos. ¡Gracias!

[notice]

Simbología:

: Representa un evento neutral.

: Representa un evento solo visto por la Alianza.

: Representa un evento solo visto por la Horda.

: Representa un evento visto por ambas facciones, o que sucede en ambas facciones relativamente al mismo tiempo.

[/notice]

Cataclysm

 Los goblins de Kezan, en sus expediciones por un mineral llamado Kaja’mita, encuentran un mineral extraño con un gran poder. El príncipe Gallywix toma un poco de este volátil mineral y lo pone en su bastón como recuerdo.

 Kezan explota durante el Cataclismo de Alamuerte, aunque Gallywix se pregunta si fue el mineral el que causó la explosión.

El volcán de Kezan revienta, posiblemente tras la excavación de azerita.

Legion

 Al final de la más grande invasión demoníaca en Azeroth, Sargeras entierra una masiva espada en Silithus como un último intento de destruir el mundo.

 El mineral del bastón de Gallywix se activa. Se descubre que la Azerita contiene mucho poder simplemente al estar en contacto con la sustancia. Los goblins descubren que la nueva sustancia está saliendo en masa alrededor de la espada en Silithus. El mineral es el mismo que fue encontrado en Kezan. Las operaciones de extracción comienzan.

 Los agentes de la Inteligencia de Ventormenta descubren a los goblins extrayendo material desde Silithus. Se logran hacer con una muestra para enseñarla al Rey Anduin Wrynn.

: En medio de las celebraciones tras la derrota de la Legion Ardiente, la Azerita llega a manos del Rey Anduin Wrynn y de la Jefa de Guerra Sylvanas Brisaveloz. Ambos logran entender el infinito potencial del poder de este material, especialmente en las manos equivocadas.

El Titán Caído Sargeras entierra una masiva espada en el mundo de Azeroth.

Antes de la Tormenta

: Magni siente el dolor de Azeroth, la titán no-nata que duerme dentro del mundo, y viaja para encontrarse con los líderes del mundo en busca de ayuda. Varias facciones atienden el llamado y se unen a la búsqueda de una forma de sanar la herida del mundo.

: Sylvanas se entera del lazo entre Anduin y Baine Pezuña de Sangre, el jefe de los Tauren de Mulgore. Lo obliga a renunciar a esa amistad. Baine le pregunta por las acciones de los goblins en Silithus, y Sylvanas responde que están simplemente haciendo investigación. Luego, el Tauren es comandado a ser parte de los esfuerzos de la Horda para ayudar a sanar la herida del mundo.

: Sylvanas ordena continuar la extracción de Azerita pese a las peticiones de Magni. Los trabajadores goblin son atacados por el SI:7 y aventureros de la Alianza. Las fuerzas de la Horda logran repeler el ataque y defender a los goblins.

Los goblins de la Horda extraen azerita pese a las advertencias de Magni.

: Gallywix recruta a un ingeniero goblin y toma a la fuerza a una gnoma de la Liga de Exploradores para investigar la sustancia y sus posibilidades. Ambos crean elementos como armaduras y pociones. Sylvanas comanda la investigación de armamento. La pareja no está de acuerdo y planean destruir el laboratorio donde investigaban, pero ambos son capturados y la mayor parte de la investigación es confiscada. Ambos son atados a una bomba, pero no se sabe si lograron escapar.

: Sylvanas se entera del Concilio Desolado, un grupo de Renegados de Entrañas que ha tomado el rol de liderazgo de la ciudad en la ausencia de la Dama Oscura. Sylvanas ve a este grupo como una oposición, aunque considera que no es dañino aún.

: Anduin viaja a Forjaz para agradecer la participación del reino en la guerra contra la Legión, junto con estrechar lazos entre las razas de la Alianza. Genn Cringris, Rey de Gilneas, es nombrado sucesor temporal al trono, ya que Anduin desea tener descendencia con una pareja que ame, a la cual no ha hallado aún.

: Anduin visita el Templo de la Luz Abisal y se sorprende por la variedad cultural. Allí Alonsus Faol, quien antes de ser un Renegado era el Arzobispo de la Iglesia de la Luz de Lordaeron, presenta al Rey a Calia Menethil, hija del difunto Rey Terenas Menethil de Lordaeron. Anduin decide revelar el poder de la Azerita a los sacerdotes, y ofrece su apoyo para ayudar en la sanación de la herida del mundo. El fragmento de Azerita de Anduin es enviado a Gelbin Mekkatorque para su investigación.

: Antes de visitar Teldrassil, Anduin y Genn discuten una reunión entre algunos de los Renegados y humanos de Ventormenta para ayudar a curar las aguas entre la Alianza y la Horda y pavimentar el camino a usar la Azerita de formas no destructivas.

: Anduin regresa al Templo de la Luz Abisal y consigue convencer a Alonsus Faol de participar. Gracias a Calia lo consigue, y envía una carta a Sylvanas ofreciendo una instancia de reunión entre humanos y Renegados con lazos de amistad, familia o amor.

: Sylvanas accede al encuentro bajo ciertas condiciones para asegurar la seguridad de ambas facciones, y encarga al Concilio Desolado de elegir a los Renegados que deseasen asistir al evento.

: En medio de la selección de las personas que asistirán al evento desde Ventormenta, Calia pide a Anduin asistir también, esperando ver a su hija y esposo perdidos en la Tercera Guerra. El rey accede.

: Tras un tiempo, Sylvanas y Anduin se reunen en las Tierras Altas de Arathi. Sylvanas comenta que Varian Wrynn, padre de Anduin, hubiera muerto a manos de la Legión incluso si la Horda no se hubiera retirado.

: La reunión entre Renegados y Humanos empieza. La mayoría de los encuentros se desarrolla de forma exitosa, pero Sylvanas comanda una retirada temprana. Algunos Renegados se rehúsan a volver y se van hacia la Fortaleza de Stromgarde. Calia revela su presencia e identidad, y ayuda a esos Renegados a desertar. Sylvanas asesina a Calia, a los Renegados desertores y al Concilio Desolado por traición pero no ataca a las fuerzas de la Alianza. La reunión termina.

: Anduin lleva a Calia al Templo de la Luz Abisal, donde es resucitada gracias al poder de la Naaru Saa’ra, pero como una no-muerta.

: Las fuerzas de la Alianza vuelven a las Tierras Altas de Arathi, donde los restos de los muertos en la reunión son enterrados. Allí Anduin decide que la paz entre la Alianza y la Horda será imposible mientras Sylvanas sea Jefa de Guerra.

La Guerra de las Espinas

: Sylvanas llega a la conclusión que su mejor opción para controlar el flujo mundial de Azerita desde Silithus es ocupar Teldrassil. De esa forma, la Alianza no podría enviar Azerita a los Reinos del Este y tampoco podrían usar la fuerza del ejército por el riesgo de herir a los elfos nocturnos que vivan allí. Para asegurar el yugo sobre los elfos nocturnos, también habría que asesinar a Malfurion Tempestira para mantener bajas las esperanzas y tener mayor control.

: Sylvanas viaja a Entrañas para atender asuntos e invoca a un gran aventurero de la Horda. El Alto Señor Colmillosauro es comandado a movilizar las tropas de la Horda hacia los Baldíos del Norte para luego marchar hacia Silithus. Lorash, un asesino elfo de sangre se abre paso en secreto hasta las afueras de la ciudad de Astranaar, en Vallefresno.

: Los espías del SI:7 de la Alianza informan al Rey Anduin Wrynn del movimiento de la Horda. Tyrande Susurravientos, tras una audiencia con el Rey Anduin, ordena que los navíos de los Elfos Nocturnos sean enviados cargados con tropas desde Teldrassil a Silithus para poder contrarrestar el movimiento. Un gran aventurero de la Alianza es invocado para ayudar en el enfrentamiento entre ambas fuerzas.

: El héroe de la Horda viaja a los Baldíos del Norte e informa a Colmillosauro del cambio de planes. El Alto Señor lleva a las tropas de la Horda en la dirección opuesta, hacia Vallefresno. El héroe de la Horda viaja a encontrarse con Lorash y juntos asesinan a las guardias de la ciudad. Varios otros asesinos de la Horda entran en la ciudad y arrasan con ella. Sylvanas y el resto de las fuerzas de la Horda ya han llegado para continuar con la marcha.

: El héroe de la Alianza llega con el Rey Anduin, quien es informado del cambio de rumbo repentino de la Horda. Malfurion Tempestira ordena la evacuación de los poblados de elfos en Costa Oscura y Teldrassil. El héroe es enviado a Astranaar para reunirse con la Capitana Delaryn Luna de Verano. Allí, ambos repelen a los asesinos de la Horda pero el daño ya está hecho. Tyrande decide quedarse en Ventormenta para recibir a los refugiados y establecer una figura de autoridad. Mia Cringris viaja a Darnassus para ayudar a evacuar a los refugiados gilneanos que han hecho hogar allá, pero decide quedarse para apoyar la evacuación total.

: Sylvanas se separa para cazar a Malfurion Tempestira. Las tropas de la Horda reanudan la marcha hacia el norte. El héroe de la Horda llega al Puesto de Vigilancia de Zoram’gar para advertir la llegada del ejército de la Horda.

: Tras el combate con los asesinos de la Horda en Astranaar, Delaryn y el héroe de la Alianza ven a los fuegos fatuos viajar hacia el norte. Ambos los siguen al darse cuenta de la llamada de Malfurion Tempestira.

: Sylvanas es atrapada por Malfurion Tempestira, quien levanta una pared de poder con los fuegos fatuos a través de la que la Horda no puede pasar bajo muerte instantánea. Sylvanas y el resto de las tropas de la Horda logran liberarse y escapan.

: Sylvanas y el resto de las fuerzas de la Horda vuelven a Zoram’gar. El héroe y un goblin atacan el muro de fuegos fatuos y encuentran una forma de pasar a través de él. Colmillosauro y Nathanos, mano derecha de Sylvanas, son enviados a buscar una ruta a través de Frondavil para rodear el muro junto con varios soldados. Las maquinas de asedio y los soldados más fuertes se unen a Sylvanas, y juntos logran pasar a través del muro para luego limpiar las fuerzas de los elfos nocturnos y los furbolgs al norte del muro, y avanzan al norte hacia la Arboleda de los Ancestros.

: Malfurion comanda que los druidas del bosque sean invocados, y que los fulborgs que hayan enloquecido por el avance de la Horda sean reducidos. Sin embargo, el avance de la Horda llega hasta la Arboleda de los Ancestros, donde Malfurion y Sylvanas se enfrentan nuevamente. Malfurion logra repeler el ataque de Sylvanas pero escapa. Las fuerzas de los elfos nocturnos se dirigen a una isla al sur donde se ha avistado Azerita.

: Sylvanas comanda que se establezca un asentamiento al norte del muro de fuegos fatuos. Al asegurar la zona y establecer las tropas, Sylvanas manda al héroe de la Horda y a un goblin ingeniero a una isla cercana donde se ha avistado Azerita.

: Las fuerzas de los Elfos nocturnos y la Horda se precipitan sobre la isla de Nazj’vel, donde ha aparecido repentinamente un brote de Azerita. Mientras que los Elfos nocturnos llegan primero, la Horda logra abalanzarse sobre el yacimiento. Ambas facciones logran extraer material, pero también ha bajas de ambos lados. Las fuerzas de la Horda se mueven hacia el Río Culebra al norte. Malfurion comanda que las fuerzas de los Elfos nocturnos lleguen al norte del Río Culebra para detener el avance de la Horda. Los goblins de la Horda equipan sus maquinarias con Azerita para derrotar las fuerzas de los Elfos.

: Sylvanas vuelve a su asentamiento cerca de la muralla de fuegos fatuos. Allí, decide mantener la presión sobre los Elfos nocturnos mientras que ella permite el paso de más tropas a través del muro.

: Malfurion y Delaryn vuelven a Darnassus para reagrupar tropas y organizar la defensa de Costa Oscura. En ese momento, los navíos de los Elfos vuelven de Silithus.

La Caída de Teldrassil

: Tras unos días, Colmillosauro y Nathanos logran rodear Costa Oscura, llegando cerca de la ciudad de Lor’danel al norte. La muralla de fuegos fatuos cae, y la mayoría de las fuerzas de ambas facciones se mueve hacia el norte. La Horda llega a la ciudad primero, y logran capturarla tras derrotar a sus fuerzas y permitir que parte de los civiles pueda escapar. Las fuerzas de los Elfos nocturnos, liderada por Delaryn, llega después y repelen parte del ataque, permitiendo que más civiles escapen. Tras un arduo combate, la Horda logra derrotar a los Elfos nocturnos.

: Tras días de conflictos por no poder asistir en la evacuación de Teldrassil por permanecer en Ventormenta recibiendo y liderando a los refugidos, Tyrande recibe las noticias de la caída del muro de fuegos fatuos. Decide viajar a Kalimdor para ayudar a Malfurion en combate, pero es frenada por Anduin bajo el argumento que los Elfos nocturnos refugiados necesitan una líder. Tyrande insiste y Anduin lo permite, entregándole una piedra de hogar para volver a Ventormenta si lo necesita.

: Tyrande vuelve a Darnassus y vuela a Costa Oscura para encontrar a Malfurion, pese a que su corazón le pide que baje a luchar contra la Horda junto a sus tropas.

: Malfurion se enfrenta a Sylvanas en los bosques al sur y logra derrotar a las fuerzas junto a ella. El combate está a favor del druida, pero Colmillosauro logra llegar a tiempo para evitar la muerte de Sylvanas tras lanzarle un hacha por la espalda a Malfurion. Sylvanas se retira para liderar a la Horda en Lor’danel y le pide a Colmillosauro que le arranque la cabeza a Malfurion. Cuando Sylvanas se retira, Tyrande logra llegar para rescatar a su esposo. El orco desobedece la orden de Sylvanas, pensando que su ataque sobre el druida fue deshonroso, y les permite escapar a Ventormenta. Tyrande le permite retirarse, pensando que Colmillosauro podría mostrar piedad con los prisioneros kaldorei. Colmillosauro se retira para acompañar a la Jefa de Guerra.

: Sylvanas ordena la quema de Teldrassil. Varok Colmillosauro le advierte que toda la Alianza ahora se abalanzará en guerra sobre la Horda.

: El héroe de la Alianza logra llegar a Darnassus en medio del caos y logra rescatar algunos ciudadanos que logran pasar a través de un portal improvisado a la ciudad de Ventormenta. Del otro lado, Tyrande trata de ayudar con el rescate en medio de la desesperación, pero en medio del caos se retira para orar a Elune que los ayude. Mia Cringris, aún con un niño kaldorei en los brazos, está moribunda tras haber sido aplastada por escombros. Genn se abre camino para rescatarla, y ve como la luz de Elune logra sanar sus heridas. Ella, el último bebé de los kaldorei y el héroe de la Alianza logran cruzar el portal a tiempo. Genn le informa a Tyrande que no solo Darnassus sino todo el Árbol del Mundo ha sido incinerado. El Rey Anduin dispone la ciudad como un albergue para los sobrevivientes, y prepara a sus fuerzas para un nuevo conflicto.

: Jaina encuentra el lugar donde el navío de su padre Daelin Valiente se hundió, y logra llevarlo a flote nuevamente usando su poder arcano.

Sylvanas contempla la quema de Teldrassil desde Lor’danel.

El Asedio de Lordaeron

: Tras los eventos en Costa Oscura, la Alianza decide ocupar el reino de Lordaeron a la fuerza. Mientras tanto, la Horda reúne a sus fuerzas para defender la ciudad. La Alianza se abre paso desde el norte de los Claros de Tirisfal, arrasando con la ciudad de Rémol en su camino.

: En la víspera del ataque, Colmillosauro decide buscar una muerte honorable a manos de la Alianza pero es detenido por el trol Zekhan, quien lo motiva para luchar por la Horda. Junto a un grupo de aventureros que llegaron de Orgrimmar logran limpiar las profundidades de Entrañas de una buena cantidad de agentes del SI:7, así como rescatar a los ciudadanos que faltaban por evacuar.

: La Alianza logra mover sus fuerzas hacia adelante, y se encuentran con el aguante de la Horda. Las máquinas de asedio bombardean Lordaeron, mientras que Sylvanas, Varok, Zehkan, Anduin y Genn se encuentran en combate en tierra. Llegan aventureros de la Alianza a presionar el avance y aumentar sus números. Las torres de asedio de la Alianza destrozan buena parte de la ciudad. La Horda revela una máquina de asedio que utiliza el poder de la Azerita, con la que la Horda derrumba las torres de asedio. Tras un arduo combate y pese a la feroz defensa de la Horda, Anduin y los héroes de la Alianza logran destruir la máquina. Sylvanas ordena lanzar el añublo sobre el campo de batalla pese a las peticiones de Colmillosauro, asesinando a todos los guerreros vivos y levantándolos como esqueletos obedientes. La Alianza retrocede mientras sus números disminuyen dramáticamente, y el añublo se asienta en el campo de batalla, bloqueando el acceso a la ciudad..

: Jaina arriba a bordo del navío volador y logra limpiar el campo de añublo con hechizos de escarcha. Los cañones del navío disparan trombas arcanas que derriban una de las paredes de la ciudad. Anduin y el resto de las fuerzas de la Alianza se abren paso entre los escombros y los soldados de la Horda.

Jaina prepara los cañones arcanos para disparar una tromba sobre las murallas de Lordaeron.

: Colmillosauro desaparece. Nathanos lleva a los héroes y los soldados de la Horda a las calles de Lordaeron para reunirse con el Señor Regente Lor’themar Theron. Baine es enviado a proteger a Sylvanas, quien prepara una trampa para la Alianza. Nathanos comanda bloquear las calles con añublo en puntos estratégicos para aprovechar mejor la ventaja de terreno.

: La Horda se abalanza sobre los bajos números de la Alianza, pero Alleria Brisaveloz y Gelbin Mekkatorque aparecen repentinamente en el campo de batalla. La batalla es feroz y los números de ambas facciones caen. Sylvanas vuelve al campo de batalla junto con Baine y retira a las tropas, tras lo cual hace estallar los estanques de añublo de las calles y escapan hacia el interior de la fortaleza de Lordaeron.

: Mientras la Alianza intenta cruzar los campos de añublo, la Horda retrocede a la fortaleza. Colmillosauro aparece para enfrentar a Sylvanas por su estrategia, pero Sylvanas lo deja atrás para hacer lo que quiera. Ella y los héroes van a la habitación del trono de Lordaeron. Baine cierra las puertas y se reúne con los sobrevivientes, mientras que Sylvanas ordena a Nathanos que prepare la última trampa.

: Las fuerzas de la Alianza logran superar los campos de añublo y se encuentran con Colmillosauro, quien los enfrenta en un combate feroz. Finalmente el orco cae rendido, pero Anduin decide salvarle la vida y arrestarlo.

: Anduin, Genn, Jaina y Alleria entran a la habitación del trono, donde intentan arrestar a Sylvanas. Tras una burlesca conversación de parte de la Reina Alma en Pena, ella escapa a la vez que detona bombas de añublo en la habitación. Los cuatro están encerrados ahí y las salidas están bloqueadas, pero Jaina logra usar su poder para teletransportar a todos al navío volador. A la distancia, ambos grupos de líderes se ven en sus respectivos navíos de batalla aéreos y se retiran del campo de batalla.

El Rey Anduin Wrynn y la Jefa de Guerra Sylvanas Brisaveloz cara a cara en el Trono de Lordaeron.

: Varok Colmillosauro es encerrado en la cárcel de Ventormenta.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s